Menudo susto se han llevado el príncipe Guillermo y Kate Middleton al regresar al palacio de Kensington. Los duques de Cambridge han estado en su casa de Anmer Hall, en Norfolk, desde que comenzó el confinamiento. Llevaban casi seis meses sin pisar su residencia oficial, pero el hecho de que George y Charlotte comiencen el colegio esta semana ha provocado que regresen a su casa habitual para estar más cerca de la escuela de los pequeños. Y la vuelta de las vacaciones no ha sido demasiado tranquila debido a un hallazgo de lo más escalofriante en las inmediaciones de su hogar.

Artículo relacionado

En el lago que hay frente a la casa en la que viven Kate, Guillermo y sus hijos se ha encontrado el cadáver de una mujer. Un suceso de lo más macabro que no solo ha pillado de cerca a los duques de Cambridge. Justo al lado del nieto de Isabel II y su mujer viven su prima Eugenia de York y su marido Jack Brooksbank y este es el lugar al que también podrían mudarse muy pronto Beatriz de York y Edoardo Mapelli. Así que este susto se lo han llevado varios de los miembros de la corona británica. Además se trata de un caso que todavía no se ha resuelto.

Kate y Guillermo

En el momento en el que apareció el cadáver de la mujer todo apuntaba a que podía ser de Endelion Lycett Green, una mujer de 51 años que llevaba desaparecida una semana y que es nieta del que fuera poeta y presentador británico John Betjeman. Pero finalmente no se trata de ella. Por el momento las investigaciones de quién es la mujer hallada muerta y sobre cómo su cadáver ha aparecido ahí continúan. Tras el susto, Kate, Guillermo y sus hijos George, Charlotte y Louis siguen con su vida normal aunque seguro que es algo que nunca olvidarán.