Los duques de Cambridge vuelven al Palacio de Kensington. El príncipe Guillermo y Kate Middleton han decidido poner rumbo a su hogar después de… ¡6 meses viviendo fuera de él! En el mes de marzo, cuando se agravó la crisis sanitaria, las clases presenciales en el colegio finalizaron y se llevó a cabo el aislamiento, el matrimonio se trasladó con sus hijos a su casa de Anmer Hall, en Norfolk. Aunque ya hace semanas que terminó el confinamiento en Reino Unido, la pareja decidió permanecer allí en lugar de trasladarse a su residencia oficial en Londres.

Artículo relacionado

La casa que tienen en Anmer Hall es para ellos un auténtico paraíso. Cada vez que pueden se escapan allí y es habitual que cada vez que George, Charlotte y Louis tienen vacaciones se trasladen a esta vivienda en la que los pequeños se lo pasan en grande. Si algo les gusta a los duques de Cambridge de esta casa es que se sitúa en un lugar de lo más tranquilo y que cuenta con zonas ajardinadas en las que tanto ellos como sus hijos disfrutan de la naturaleza y de actividades al aire libre. De ahí que cuando terminó el aislamiento, aprovechando que los pequeños estaban de vacaciones, decidiesen seguir allí. Un período que se ha alargado hasta medio año y que va a terminar en los próximos días.

Kate y Guillermo

Aunque Kate y Guillermo han sido capaces de compatibilizar su agenda con vivir en Norfolk, hay algo que va a provocar que no puedan continuar en este sitio tan especial para ellos. El próximo 7 de septiembre vuelve a abrir sus puertas la escuela Thomas's Battersea, a la que acuden George y Charlotte, y los pequeños regresarán a las aulas. Por eso los duques de Cambridge han decidido volver al Palacio de Kensington, donde sus hijos están mucho más cerca de su colegio y donde el día a día será mucho más cómodo y práctico.