George y Charlotte llevan algo más de una semana de vacaciones y no han parado de hacer planes de lo más familiares junto a su hermano pequeño Louis. Los hijos de los duques de Cambridge han pasado unos días con sus abuelos maternos y han acudido a ver a su padre jugar un torneo de polo benéfico.

Artículo relacionado

Entre uno y otro plan han hecho otro con una compañía muy especial, la de su madre Kate Middleton. La mujer del príncipe Guillermo se ha ido a pasar unos días con sus pequeños lejos de Kensington Palace. Se trata de un viaje privado con el que Kate ha dado el pistoletazo de salida a sus días de descanso.

Mientras el príncipe Guillermo termina sus compromisos profesionales previos a las vacaciones, su familia ha puesto rumbo a Anmer Hall, la residencia que la reina Isabel II regaló a los duques de Cambridge cuando se casaron. Allí acuden cada verano y hacen actividades pensadas para que los George, Charlotte y Louis disfruten.

Kate ha llevado a sus hijos a un lugar muy especial, el Parque Natural Pensthorpe. Se trata de una de las reservas naturales más importantes de Reino Unido. Allí los pequeños han disfrutado y aprendido sobre fauna y flora, dos de los temas que más apasionan a su madre.

En numerosas ocasiones la duquesa de Cambridge ha dejado claro que es una apasionada de la naturaleza. Siempre aboga por una vida sana, por el cuidado del medio ambiente y se preocupa por el futuro del planeta. De ahí que este haya sido uno de las primeras actividades que ha querido realizar durante la época estival.

Durante las últimas vacaciones de los pequeños Kate también eligió un enclave natural para disfrutar junto a ellos. En esa ocasión fueron al Parque Nacional del Distrito de los Lagos, un lugar en el que también reina la naturaleza y al que la duquesa de Cambridge acudió varias veces cuando era niña.