Beatriz de York y Edoardo Mapellihan sorprendido a todos al darse el ‘sí quiero’ de forma inesperada. La pareja y sus familiares más cercanos han llevado en secreto que hoy tenía lugar la boda que iba a celebrarse el pasado 29 de mayo y que tuvo que aplazarse debido a la pandemia. Todo apuntaba a que sería el próximo año cuando la nieta de Isabel II y el multimillonario italiano se convertirían en marido y mujer. Pero sin previo aviso, hoy han celebrado este día en el que han sellado su amor y lo han hecho de forma diferente a como iba a ser en un principio. Una de las cuestiones que ha cambiado ha sido la capilla elegida para vivir este momento en compañía de Isabel II, Felipe de Edimburgo y pocos familiares más.

Artículo relacionado

Si la boda se hubiera celebrado el pasado 29 de mayo, la ceremonia hubiera tenido lugar en la Capilla Real del Palacio de St James, mismo sitio en el que la hija de Andrés de York y Sarah Ferguson fue bautizada. Pero Beatriz y Edoardo han tenido que cambiar de planes y se han dado el ‘sí quiero’ en la capilla real de Todos los Santos. Esta capilla se encuentra ubicada en el Gran Parque de Windsor, muy cerca del Castillo de Winsor. Está a tan solo unos minutos en coche del lugar en el que Isabel II ha pasado el confinamiento y en el que todavía se encuentra viviendo. Así que todo apunta a que la principal razón de haber elegido este sitio para contraer matrimonio ha sido la comodidad de la monarca británica y el hecho de no exponer a la reina a ningún riesgo de salud.

Capilla de Todos los Santos en Windsor

Otra de las razones por las que la familia real británica habría escogido esta capilla es que se trata de una de las más discretas. Es un lugar al que es muy difícil acceder y al que las cámaras apenas pueden llegar. Así que de esta forma se aseguraban esa intimidad tan deseada en el día de hoy. La protagonista del gran día, sus padres y su hermana Eugenia han pasado muy cerca de esta iglesia el aislamiento porque se encuentra justo al lado de Royal Lodge, el lugar en el que está situada la casa de sus padres. Así que ha tenido muy fácil prepararlo todo para que hoy saliera todo a la perfección.

La capilla real de Todos los Santos es uno de los lugares de los alrededores de Windsor más desconocidos. Son pocas las ocasiones que se ha podido ver su interior y ninguna de las últimas bodas de la familia real británica se ha celebrado allí. La última vez que se pudo ver por dentro fue cuando falleció la Reina Madre. Allí descansaron durante dos días sus restos mortales.