Los cuatro hijos de la reina Isabel II han vuelto a velar el cuerpo de su madre. Tras su primera ‘vigilia de los príncipes’ en Escocia, el rey Carlos junto a los príncipes Ana, Eduardo y Andrés han vuelto a protagonizar un solemne acto al lado del féretro que contiene los restos mortales de la monarca. Es esta, además, la primera ocasión en la que el duque de York ha podido vestir uniforme oficial.

Artículo recomendado

Kate Middleton, sin romper el luto, reaparece con un look de corte militar a tres días del funeral de Isabel II

Kate Middleton, sin romper el luto, reaparece con un look de corte militar a tres días del funeral de Isabel II

Es la primera vez que podemos ver al príncipe Andrés llevando uniforme en uno de los actos oficiales por la muerte de la reina Isabel II. Tanto el duque de York como también su sobrino, el príncipe Harry, se encontraban dispensados de este honor al no realizar funciones efectivas en nombre de la Familia Real, no obstante por especial indicación del rey Carlos este ‘castigo’ se levanta para las vigilias por los restos mortales de la reina.

príncipe andrés

El príncipe Andrés en la 'vigilia de los príncipes' en Westminster.

CordonPress

Afectados y siguiendo el férreo protocolo, los hijos de la reina han rodeado el féretro de su madre en absoluto silencio que han mantenido durante 15 minutos. La 'vigilia de los príncipes' ha tenido lugar en el Palacio de Westminster donde se está velando a la reina Isabel II hasta el próximo lunes 19 de septiembre cuando se celebre su funeral. Es un acto íntimo y de recogimiento para sus hijos y familia más cercana pero la capilla ardiente ha continuado abierta a los ciudadanos que han hecho largas colas para mostrar sus condolencias por el fallecimiento de la reina y han podido ser testigos de esta despedida histórica de los hijos de la querida monarca.

hijos isabel II 2

El rey Carlos III y sus hermanos en la vigilia junto a sus hermanos.

CordonPress

Los cuatro hijos de la reina Isabel II han permanecido en silencio afligidos y con evidente tristeza en el rostro a muy pocas horas de despedirse definitivamente de su madre, que falleció el pasado 8 de septiembre en su residencia de Balmoral, en Escocia.