Si por algo está destacando el verano de la familia real en Palma de Mallorca es por el protagonismo que están teniendo la princesa Leonor y la infanta Sofía. Ya el pasado viernes a su llegada a Marivent quedó claro que don Felipe y doña Letizia daban más peso que en otras ocasiones a su primogénita. Fue ella la única que se encargó de saludar a la prensa desde el coche. Desde entonces los reyes, la princesa de Asturias y la infanta han hecho dos apariciones en su verano más atípico. Durante estas vacaciones van a realizar más salidas socioculturales que en años anteriores, y esto sin duda es toda una prueba de fuego para Leonor y Sofía, que hoy han vivido un instante un tanto confuso y divertido al mismo tiempo.

Artículo relacionado

El momento en cuestión ha tenido lugar durante la visita de la familia real al centro socioeducativo Naüm. Allí han estado con un grupo de jóvenes, algunos de la edad de la princesa y la infanta, y las hijas de los reyes han vivido unos instantes en los que con su expresión han transmitido que no sabían bien qué hacer. Uno ha sido durante el posado que han hecho junto al resto de jóvenes. Don Felipe y doña Letizia se han ido para atrás y Leonor y Sofía se han quedado en su sitio con cara de nervios al ver que sus padres se alejaban un poco. Esto no es de extrañar teniendo en cuenta que en todas sus salidas siempre están rodeadas de los reyes y son ellos los que llevan la voz cantante.

Leonor y Sofía

La misma confusión se ha visto cuando se han puesto a hablar con algunos de los jóvenes y no sabían cómo reaccionar. Una clara muestra de que pese a tener edades similares, la vida de la princesa Leonor y la infanta Sofía es diferente a la de los demás. En especial porque tienen que regirse por el protocolo y ahora que están empezando en este tipo de actos, están más pendiente de lo que pueden o no pueden hacer y de sus padres que de mostrar su lado más natural. Esta semana que les espera en Palma de Mallorca seguro que aprenden mucho sobre cómo desenvolverse en este tipo de actos. Va a ser la primera vez que veamos a las hijas de Felipe y Letizia tantos días seguidos en visitas de este tipo en un verano en el que sus padres quieren que cobren relevancia.