Expectación, desconcierto y bastante enfado son las emociones imperantes en la reaparición de los reyes en Palma de Mallorca. Por primera vez tras la misteriosa marcha del rey emérito don Juan Carlos, Felipe y Letizia se han mostrado en público. Hasta el momento el único que había cumplido con compromisos profesionales había sido el monarca, pero en los últimos días no había rastro de su mujer. Durante la última semana las informaciones que han llegado desde Casa Real han sido especialmente confusas. Desde el baile de localizaciones de Juan Carlos de Borbón hasta cómo va a ser el verano de los reyes junto a sus hijas Leonor y Sofía.

Artículo relacionado

Entre tanta confusión, los reyes han llegado esta misma tarde a Marivent en un coche conducido por don Felipe, intentando mostrar toda la normalidad posible pese a lo complicado de la situación. Como gesto a resaltar, la princesa Leonor ha sido la encargada de saludar a la prensa desde el asiento del copiloto. Una clara muestra de que Felipe y Letizia quieren dar a su hija todo el protagonismo posible.

Leonor

Por ahora, lo único seguro de estos días en Mallorca es que desde hoy y hasta el próximo fin de semana, los reyes, la princesa de Asturias y la infanta van a recorrer diferentes localidadesde la isla en su verano más atípico. Porque salvo que a última hora haya cambios, este año no habrá posado en Marivent. Después de años llevando a cabo esta tradición, la familia real ha preferido no mantener su habitual encuentro con los medios. Y tampoco se celebrará la tradicional recepción en la Almudaina a la que cada año Felipe y Letizia acuden junto a la reina Sofía.

Otra de las grandes incógnitas es si veremos a doña Sofía junto a su hijo, su nuera y sus nietas. Ella ya lleva unos días en Palma de Mallorca y ya hemos podido verla desde que se desató la polémica de la marcha de don Juan Carlos. Durante esta semana se irán resolviendo todas estas incógnitas que rodean al verano más extraño de don Felipe, doña Letizia y sus hijas.