El rey Juan Carlos cumple una semana de hospitalización después de que el pasado 23 de agosto ingresara por la noche en la Clínica Quirón de Madrid (Pozuelo de Alarcón), donde al día siguiente le operaban del corazón y le practicaban tres bypass aorto-coronarios. La intervención fue un éxito y durante su recuperación ha contado con el apoyo y la compañía de los suyos, aunque a cuenta gotas. Este viernes por la tarde le ha tocado el turno a la princesa Leonor, que ha llegado acompañada de su madre, la reina Letizia.

Artículo relacionado

Sonrientes y saludando a los medios, madre e hija han llegado a la Quirón sobre las 18h. Para esta ocasión, Leonor elegía una combinación similar a la de su hermana Sofía el día anterior: camisa blanca con lunares azules, pantalón denim de corte 'pitillo' y bailarinas. Por su parte, Letizia apostaba por un look 'total white', al que le ha dado color con una americana denim y un bolso del mismo tono.

La familia real ha establecido ha establecido un estricto régimen de visitas no exento de controversia ante la que salía el paso el rey Felipe justificando que "agobiar al paciente no viene bien". Los reyes se han 'repartido' a sus hijas para que estén con su abuelo, no solo pensando en la comodidad del emérito, sino también por compromisos ineludibles.

El monarca visitaba este jueves a su padre, acompañado de la infanta Sofía, y adelantaba la asistencia este viernes de su esposa y la princesa Leonor. El motivo de su ausencia esta tarde se debe a que ha tenido que viajar a Noruega para asistir mañana a la confirmación de su ahijada Ingrid Alexandra. De esta forma, doña Letizia se ha puesto al mando también de las responsabilidades de la familia real durante la hospitalización del rey y este viaje, al que no le acompañará.

Cabe señalar que, en estas circunstancias tan excepcionales, la reina ha estado en el punto de mira debido a su actitud controladora con sus hijas, y su obsesión por mantenerlas aisladas y al margen del resto de su familia, entre ellos sus primos (aunque los hijos de las infantas Cristina y Elena sí que tienen contacto).

Esta misma jornada, se han dejado caer por la Quirón, el Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y su mujer Begoña Gómez. El matrimonio ha estado con don Juan Carlos aproximadamente media hora, tiempo tras el que ha reafirmado el mismo mensaje tranquilizador y positivo a propósito del estado de su salud. "Va todo muy bien", declaraba el político.