La princesa Leonor celebrará su confirmación el próximo 28 de mayo en la parroquia de Nuestra Señora de Aravaca. Aunque en un principio la hija de los reyes Felipe y Letizia debería haber esperado un año más para dar este paso tan importante, ya que en su colegio se celebran en primero de bachillerato, el Santa María de los Rosales ha decidido que los alumnos de cuarto de la ESO (curso en el que se encuentra la heredera al trono) den este paso tan importante.

Artículo relacionado

Una decisión que, tal y como publica Paloma Barrientos en Vanitatis, no ha sentado nada bien a los progenitores que, no solo no comprenden que se hayan cambiado el calendario religioso para supuestamente favorecer que la hija de los reyes Felipe y Letizia celebre su confirmación junto a sus compañeros, sino que también denuncian que este acto se haga en la parroquia de Aravaca con una medida de lo más polémica.

Leonor comunión

Leonor el día de su comunión junto a sus padres, los reyes Felipe y Letizia; su hermana, la infanta Sofía; y los reyes Eméritos, don Juan Carlos y doña Sofía.

GTRES

Según denuncian estos padres, la dirección del centro tan solo dejará acudir a la ceremonia al circulo familiar directo del alumno, es decir, padres y hermanos. Así, los abuelos de los jóvenes no podrán presenciar este momento tan especial. Es más, el colegio Santa María de los Rosales tampoco ha accedido cambiar a hermanos por abuelos, para que estos últimos sean los que acudan.

Una decisión que, aunque no está confirmada, muchos progenitores creen que viene desde Zarzuela. “Es difícil de entender, salvo que se quiera evitar por parte de la Casa Real la presencia de los abuelos de Leonor”, ha asegurado un padre a la mencionada publicación.

Artículo relacionado

Con esta medida del colegio, en Zarzuela se evitarían la esperada fotografía de los reyes y su hija con el rey Juan Carlos o, en caso de ausencia, tener que justificar que no hubiera acudido. Así, el Santa María de los Rosales ha hecho un favor a la institución aunque muchos sospechan que no ha sido casual, sino todo lo contrario.