Una de las grandes incógnitas que giraba en torno a esta edición de los Premios Princesa de Asturiasera si Paloma Rocasolano acudiría a la entrega de galardones. Esta es la única ocasión en el año en la que la madre de doña Letizia acude a uno de los actos de la familia real. Lo hace, además de porque se celebra en la tierra natal de su familia, porque sabe que para su hija y ahora para su nieta Leonor es una jornada señalada en el calendario. Por fin el misterio se ha resuelto. No ha acudido a la cita.

Artículo relacionado

En cada una de las ediciones a las que ha asistido, Paloma siempre se ha mostrado de lo más emocionada. Además, cada vez que se ha sentado en el patio de butacas del Teatro Campoamor, ha intercambiado miradas de orgullo con su hija, su yerno y sus nietas, demostrando que la gran complicidad que existe entre ellos. Esta vez, en el Hotel Reconquista, no ha habido ni rastro de la familia materna de la princesa Leonor. Otros años también han estado presentes Jesús y Telma Ortiz, padre y hermana de doña Letizia y Menchu Álvarez del Valle, su abuela. Pero las medidas implantadas por la pandemia han hecho que el aforo sea más reducido que nunca y que no haya habido hueco para ellos.

Telma Ortiz

Seguro que entre todas las novedades que ha habido en esta edición como consecuencia de la crisis sanitaria, el hecho de que Paloma Rocasolano no haya estado es uno de los aspectos que más ha notado la princesa de Asturias en su gran día. Esta ausencia se une a la de otros miembros de la familia de Leonor, en especial a los de la parte paterna. Desde hace ya varios años ni el rey Juan Carlos ni las infantas Elena y Cristina acuden a la cita. Lejos quedó la época en la que acudían los reyes eméritos junto a sus tres hijos cuando eran ellos los que formaban la familia real.