El príncipe Harry continúa al pie del cañón en California. El nieto de Isabel II ha vuelto a aparecer en un acto público al otro lado del Atlántico. En esta ocasión, el marido de Meghan Markle ha participado a través de videoconferencia en un acto de recaudación de fondos para veteranos de las fuerzas armadas, Star Up for Heroes.

Con sus medallas militares en el pecho, el príncipe Harry ha pronunciado un discurso ante todos los presentes. “Según yo lo veo, el servicio militar es lo que pasa entre la tranquilidad y el caos. Es lo que sucede cuando la gente no está mirando y se trata de cuidarlos los unos de los otros todos los días”, ha asegurado el nieto de la reina Isabel II.

Artículo relacionado

Unas palabras sobre los actos de servicios “silenciosos” que han generado mucha polémica debido a que llegan después de sus fotografías junto a Meghan Markle en el cementerio de Los Ángeles para celebrar el Día del Recuerdo. Así, el hijo del príncipe Carlos ha pasado de protagonizar unas imágenes que muchos calificaron como un “truco publicitario” a asegurar que lo importante es lo que sucede cuando “la gente no está mirando”.

Sus polémicas imágenes

Meghan Markle y el príncipe Harry protagonizaron su primer acto público en California con motivo del Día del Recuerdo. La pareja acudió junta al cementerio nacional de Los Ángeles para rendir un especial homenaje a los caídos en las guerras. Una cita que celebraron en paralelo en Londres algunos miembros de la familia real.

El look elegido por Meghan Markle

Meghan Markle y el príncipe Harry aparecieron el pasado domingo en el cementerio de Los Ángeles con motivo del Día del Recuerdo. Para la ocasión, la duquesa de Sussex lució un abrigo negro con el que ha disparado todas las alarmas porque… ¡Parece que tiene barriguita de embarazada! El hecho de que llevar el cinturón ceñido a la cintura ha hecho que se le marque la barriga y esto ha hecho que los comentarios sobre una futura maternidad se disparen enseguida.

Gtres

En Los Ángeles, Meghan y el príncipe Harry fueron fotografiados por Lee Morgan mientras depositaban flores. Unas imágenes que no han sentado nada bien en Reino Unido, donde muchos los han acudido de utilizar este día tan importante como una estrategia de marketing.