El 2020 comenzaba muy movido en el Gran Ducado de Luxemburgo, en concreto para María Teresa, acusada a través del famoso Informe Waringo -encargado por el exdirector de la Inspección General de Finanzas, Jeannot Waringo- de una conducta inapropiada con los empleados de la Corte. Era a mediados del mes de enero cuando se daba a conocer el proceso de elaboración de este estudio encargado por el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, para conocer los entresijos que ponían a la Familia Real en jaque.

Artículo relacionado

La resolución anunciaba importantes reformas que comenzaban por eliminar a la gran duquesa todo poder dentro de la Corte, unas medidas que su marido Enrique acató sin rechistar, a pesar de que en todo momento quiso defenderla de las crudas acusaciones. Tras conocerse los resultados del informe, el Gran Ducado anunciaba que se comprometía a aplicar las recomendaciones propuestas por el Gobierno asegurando a través de un comunicado que "contribuirá de manera constructiva a la implementación de mejoras".

Grandes Duques de Luxemburgo

Los Grandes Duques de Luxemburgo renuevan la plantilla de la Corte tras la resolución del Informe Waringo.

Gtres

Con el objetivo de mantener un proceso más transparente y limpio, se establecía un sistema para la contratación de personal, distinguiendo entre "oficiales" y "privados", apartando así a la gran duquesa María Teresa de la toma de decisiones sobre el funcionamiento de la Casa Gran Ducal, principalmente en lo que respecta al personal de Palacio.

Meses más tarde, a través de la página oficial del Gran Ducado, se han publicado más de quince ofertas de empleo con el objetivo de solucionar el aluvión de abandonos que se han llevado a cabo desde hace cinco años. El informe Waringo llegó a cifrar la huida de empleados en medio centenar -de un total de 110 trabajadores- debido al tenso ambiente laboral. "La Casa Gran Ducal necesita tu talento. Preséntate hoy y únete a un equipo dinámico y comprometido", reza el anuncio.

Grandes Duques de Luxemburgo

La Corte de Luxemburgo busca nuevos empleados para su plantilla.

Gtres

Entre los cargos solicitados están los de director de la oficina del mariscal, director de servicios públicos e infraestructuras, archivista, responsable de comunicación, responsable informático, responsable de protocolo, ingeniero informático, responsable de la biblioteca, jefe de recursos humanos, asistente de archivos, secretario de correos, asistente de oficina, asistente de recursos humanos, ayudante de cámara y agente.

La extensa lista supone una renovación más que considerable de la plantilla interna del Gran Ducado, que ya comenzaba hace unos meses con la contratación de la diplomática Yuriko Backes -exasesora de Jean Claude Juncker, expresidente de la Comisión Europea- bajo el cargo de mariscal de la Corte. Y es solo uno de los primeros pasos que tanto Enrique como María Teresa se comprometían a acatar tras la sentencia del Informe Waringo.