De nuevo los duques de Luxemburgo entran hasta el fondo en la polémica que les rodea desde hace varios días. A mediados de enero se daba a conocer el proceso de elaboración del Informe Waringo, un estudio encargado por el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, para conocer los entresijos de la Corte, y que ponía a la Familia Real en jaque.

Artículo relacionado

Waringo lleva desde el pasado verano investigando las cuentas de los Grandes Duques ante el llamativo abandono de más de 30 empleados desde el año 2015, un tercio de la plantilla. Poco después, el periodista Pol Schock denunciaba en el canal radiofónico RTL haber escuchado relatos de violencia física sufridos por varios de los empleados de la Corte Gran Ducal.

Duques de Luxemburgo

Estas últimas informaciones, efectuadas el pasado 2 de febrero, han puesto a la Fiscalía de Luxemburgo de nuevo en alerta. Por ello, tal y como se han anunciado a través de un comunicado oficial hecho público en su página web, se ha abierto una investigación extra con la que se pretenden aclarar estas declaraciones. Por el momento, habrá que esperar a las conclusiones del estudio para decidir las posibles consecuencias.

Schock ha trabajado en el informe Waringo ejecutando diferentes investigaciones por su cuenta, al margen del dossier encargado al gobierno luxemburgués. "Lo que es privado es privado, y lo que es público es público, pero cuando la violencia se usa en una familia, se convierte en un asunto de la Fiscalía, y me pregunto por qué la Fiscalía no estuvo involucrada", ha asegurando con respecto de las declaraciones realizadas por el periodista, alegando que los testimonios de varios trabajadores siendo golpeados durante el desempeño de sus labores eran completamente "creíbles" y "fiables".

Duques de Luxemburgo
Gtres

Mientras se esperan los resultados finales, los duques Enrique y María Teresa se han comprometido a poner en marcha las recomendaciones y directrices marcadas por el informe Waringo, empezando por conseguir que la Corte Gran Ducal sea más "transparente". "Los ciudadanos deben poder ver claramente lo que está sucediendo con el dinero que el estado otorga a la corte del Gran Ducado a través de la Constitución", se señalaba en el reciente estudio, que pretende además relegar a la esposa del Gran Duque a una mera función representativa. "Las decisiones más importantes se toman en el área de gestión de personal, ya sea reclutamiento, asignación a los diversos departamentos o también con respecto a los despidos, y son asumidos por la Gran Duquesa", reza el informe.