La infanta Elena va regresando a la rutina tras muchos meses 'fuera de combate', sobre todo del mediático. La hermana de Felipe VI, tras su verano más atípico, ha mantenido su perfil bajo durante las últimas semanas pero ya estamos empezando a verla activa, como suele ser ella.

Artículo relacionado

La hija mayor de los reyes eméritos se ha dejado ver de nuevo sobre todo por temas relacionados con su vida profesional, aunque también está aprovechando los huecos de su agenda para hacer planes más de ocio que le entusiasman. Así, durante un viaje a Sevilla, hasta donde cogió un AVE desde Madrid, para acudir a una reunión de trabajo, doña Elena ha aprovechado para hacer un poco de turismo y disfrutar de la rica gastronomía andaluza.

Tal y como ha revelado el periodista Carlos Navarro Antolín de 'Diario de Sevilla', la hermana del rey ha estado en la capital hispalense acompañada de los responsables de la Fundación Mapfre, en la que trabaja desde hace una década. Una reunión en la que también ha habido tiempo para el disfrute.

Infanta Elena

El citado medio ha desvelado el planazo de la infanta Elena en Sevilla, y aunque tuvo poco tiempo -ya que cogió el AVE de vuelta a Madrid al mediodía- lo supo aprovechar. Así, hizo algo de turismo (pasando desapercibida) y visitó el famoso Archivo de Indias, y también tuvo tiempo para comer en uno de sus restaurantes favoritos, Robles.

Al parecer los comensales con doña Elena a la cabeza, que ocuparon un reservado, tomaron chacinas y tomate con melva entre otros manjares típicos de la tierra. La guinda la puso un postre con el nombre de la hija mayor del rey Juan Carlos elaborado con chocolate blanco.

No es el único sitio en el que doña Elena se ha dejado ver. Junto a su hermana Cristina dio el último adiós a Germán López Madrid, el hermano de Javier López Madrid.