El debut de Pablo Nicolás Urdangarin en su nuevo equipo de balonmano, el Nantes, no fue del todo bueno, la emoción estuvo presente pero lo disfrutó desde el banquillo y sin la compañía de su familia. Fue en ese momento cuando se despertó el interés mediático por el segundo hijo de la infanta Cristina, el único que parece defender su independencia a pesar de su familia.

Artículo relacionado

Pero las cosas empiezan a encarrillarse para el joven deportista, el hijo de Cristina de Borbón más unido a su padre, Iñaki Urdangarin, sobre todo porque ha decidido seguir sus pasos profesionales en el mundo del balonmano.

Pablo Urdangarin ha recibido por fin la visita de su madre en Nantes, fue el pasado fin de semana, y además al fin ha jugado con su equipo. Dos alegrías en muy pocas horas que se suman a la más importante para la familia de los reyes eméritos, don Juan Carlos y doña Sofía, y es la 'liberación' de Iñaki Urdangarin durante 16 horas cada semana para realizar labores de voluntariado.

El cuñado de Felipe VI ha iniciado este jueves su trabajo en la institución Hogar Don Orione donde estará durante 8 horas cada martes y cada jueves. Dos salidas de la cárcel en las que será libre, pues la medida se lleva a cabo bajo "el principio de confianza", y en las que Urdangarin podrá ver a su familia o llamarla, ya que puede hacer el uso del móvil. No es de extrañar que una de estas primeras comunicaciones sea con su hijo Pablo y animarle así a seguir luchando por sus sueños en el deporte que a él tantas alegrías le dio.