El rey Carlos III ha vuelto a enfadarse a vista de todos. Tras su incidente viral con las plumas el día de su proclamación como rey que dio la vuelta al mundo, el monarca ha vuelto a perder los nervios también en el momento de una firma. Ha sido en el Castillo de Hillsborough, durante su visita a Irlanda del Norte junto a la reina consorte Camilla, el rey Carlos se ha molestado mucho porque un bolígrafo roto le ha manchado de tinta y, de nuevo, no ha ocultado su tremendo malestar.

Artículo recomendado

El príncipe Harry y Meghan Markle se unen al rey Carlos y a la familia real para velar a la reina en Buckingham

El príncipe Harry y Meghan Markle se unen al rey Carlos y a la familia real para velar a la reina en Buckingham

"¡No puedo soportar esta maldita cosa! Es apestoso", ha dicho el rey Carlos tras mancharse con la tinta. Enfadado ha sido asistido por el servicio para limpiarle mientras su esposa, Camilla, recibía otro bolígrafo para plasmar su firma. No ha sido este el único problema que ha tenido durante esta firma. El rey Carlos III se ha confundido al poner la fecha y ha tenido que rectificar, ya que había escrito 12 de septiembre y se trataba del día 13.

Estos gestos del nuevo rey de Inglaterra han dado la vuelta al mundo y es que todos los ojos están puestos en Carlos tras el fallecimiento de su madre, la reina Isabel II, el pasado jueves. El Reino Unido vive un cambio de era después de que Isabel II se convirtiese en la Reina más longeva después de estar al pie del cañón durante 70 años, pero además el rey está viviendo días de mucha presión y viajes que se suman a la pena por la pérdida de su progenitora.