Charlene de Mónaco lleva meses en el punto de mira de medio mundo. La mujer del príncipe Alberto lleva más de cuatro meses en Sudáfrica aquejada de una fuerte infección en el oído, nariz y garganta, una situación que la mantiene alejada del Principado y de su familia sin motivo aparente para muchos y que no haría otra cosa que remarcar la nula o mala relación que existe entre el matrimonio.

Envueltos en infinidad de rumores de separación, Charlene de Mónaco ha vuelto a la actualidad después de sufrir un nuevo y sonado bache de salud. Cuando parecía que la princesa empezaba a mejorar era ingresada de urgencia, una situación que la Casa Real de Mónaco se apresuró a aclarar a través de un comunicado oficial.

Artículo relacionado

"En la noche del 1 de septiembre, la Princesa Charlene de Mónaco, fue llevada al hospital después de desmayarse debido a complicaciones de una infección otorrinolaringológica grave", citaba el texto en que quisieron restarle importancia alegando que la exnadadora está perfectamente cuidada por su equipo médico: "Su Alteza es seguida de cerca por su equipo médico, que comentó que su estado de salud no es preocupante".

Afortunadamente, todo ha quedado en un susto y la madre de Jacques y Gabriella evoluciona favorablemente. Se desconoce si esta situación alargará la estancia de Charlene en Sudáfrica, donde lleva desde el pasado mes de mayo. Cabe recordar que la princesa anunció de viva voz que su vuelta a Mónaco estaba cada día más cerca, una fecha que ella misma colocó en el próximo mes de octubre pero que la prensa sudafricana puntualizó ""no viajará hasta que se hayan completado todos los procedimientos necesarios".