Algunos de los miembros de la familia real británica están muy expuestos al coronavirus. Ayer se conoció la noticia de que cuatro de los compañeros de colegio de George y Charlotte estaban en casa esperando las pruebaspara ver si están o no afectados por el coronavirus. Desde el colegio informaron a los padres de los alumnos mediante correo electrónico para que siguieran las indicaciones correspondientes en estas situaciones. Pero los hijos del príncipe Guillermo y Kate Middleton no son los únicos que se han encontrado con el Covid-19 de cerca.

Artículo relacionado

Zara Tindall, nieta de Isabel II, y su marido Mike, han estado en los últimos días en el norte de Italia, en uno de los grandes focos de la enfermedad.La pareja viajó hasta Bormio, una localidad de Normandía, para disfrutar de unos días de vacaciones practicando esquí. Esta ha sido hasta el momento una de las zonas más afectadas por el virus y a todos los que han estado allí se les han indicado una serie de pautas a seguir para prevenir los posibles contagios. Y sorprendentemente, Zara y Mike han hecho oídos sordos a las recomendaciones.

Zara y Mike Tindall

La pareja ya ha regresado a Reino Unido y ha rechazado seguir la cuarentena recomendada en los casos como el suyo. La nieta de Isabel II y su marido han asegurado que ni en los días que estuvieron en Italia ni desde que regresaron a su país han notado síntomas relacionados con la enfermedad. Por eso no han seguido las indicaciones médicas, ya que no las consideran necesarias. En estos casos el ponerse en cuarentena o no es una decisión voluntaria, y ellos han optado por la negativa. Una actitud que ha sido muy criticada por algunos ya que teniendo en cuenta su peso público lo consideran una irresponsabilidad.