Meghan Markle y el príncipe Harry por fin han reaparecido junto al resto de la familia real británica. En el segundo día de celebraciones por el Jubileo de Platino de Isabel II, los duques de Sussex han acompañado al resto de la familia real británica a la misa de Acción de Gracias en honor a Isabel II, que se celebra en la catedral de San Pablo y que ha tenido a la propia monarca como la gran ausente. Sin embargo, este ha sido el único acto al que ha acudido la pareja, que se ha borrado del resto de la agenda.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry, protagonistas absolutos en su esperadísima reaparición en la misa de Acción de Gracias

Meghan Markle y el príncipe Harry, protagonistas absolutos en su esperadísima reaparición en la misa de Acción de Gracias

Tras la misa de Acción de Gracias, los miembros de la familia real y el resto de asistentes han asistido a una recepción en el emblemático edifico Guildhall donde el alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha organizado un almuerzo en honor a Isabel II. Esta era la segunda de las dos citas previstas para este día de celebración y, aunque se esperaba que Meghan y Harry acompañaran durante todo el día a lo Windsor, lo cierto es que se lo han perdido.

Carlos Camilla

El príncipe Carlos y Camilla de Cornualles, a su llegada al almuerzo en el emblemático edifico Guildhall

Getty

Mientras que los miembros de la familia real británica presentes en la catedral, entre los que se encontraban el príncipe Carlos, Camilla de Conrualles, Kate Middleton o el príncipe Guillermo, se han desplazado hasta el lugar para estar presentes en el almuerzo, Meghan Markle y el príncipe Harry se han borrado del mapa y no han acudido. No queda claro, eso sí, si su ausencia ha estado motivada por una decisión del palacio de Buckingham o han sido ellos mismos los que han declinado la invitación.

Artículo recomendado

Todos los asistentes a la misa de acción de gracias por el Jubileo de Isabel II

Todos los asistentes a la misa de acción de gracias por el Jubileo de Isabel II

Por ello, el reencuentro público entre los duques de Sussex y los Windsor ha durado tan solo el tiempo del servicio religioso. Nada más terminar, Meghan y Harry se han metido en un vehículo para perderse el segundo acto, mucho más distendido, en el que los royals han podido conversar y brindar en honor a Isabel II. Un evento con el que los miembros de la familia real ponen fin a este segundo día de celebraciones por el Jubileo de Platino de Isabel II, que continuarán mañana con la carrera de caballos del Derby de Epson Downs y un gran concierto.