Meghan no está hecha para seguir las normas, y así lo ha demostrado durante el escaso periodo que ha vivido amparada por la Corona británica. Desde que se hizo oficial su noviazgo con el príncipe Harry, un aluvión de focos se posaron sobre ella, ojos muy críticos que la han acompañado hasta el día de hoy y contra los que no ha querido doblegarse.

Artículo relacionado

Este martes 4 de agosto, la duquesa de Sussex celebra sus 39 años en Los Ángeles, donde residen actualmente tras el sonado 'Megxit' (que se hizo oficial el 31 de marzo de 2020), alejada de la Casa Real. Pero la distancia no ha conseguido que se zanje su batalla judicial contra la prensa británica, un quebradero de cabeza que, sin duda, fue uno de los mayores detonantes de su idea de marcharse de Inglaterra.

Meghan Markle
Gtres

Era el pasado 8 de enero cuando Harry y Meghan anunciaban su decisión de retirarse de sus deberes reales como miembros de alto rango de la Familia Real británica para pasar a vivir entre América del Norte y Reino Unido, y ser independientes financieramente. La noticia caía como un jarro de agua fría sobre la reina Isabel, a quien no le quedó más remedio que iniciar una transición para resolver cuestiones de seguridad y supresión de los fondos públicos que recibía la pareja.

Los duques de Sussex firmaban este importante cambio después de pasar las Navidades alejados de la Casa Real, durante el periodo que ambos se tomaron "alejados de los focos mediáticos". La presión pudo con Meghan, sobre todo a raíz del nacimiento del pequeño Archie (en mayo de 2019), y Harry salió inevitablemente afectado, por lo que no tuvo más remedio que apoyar a su mujer.

Meghan y Archie
Gtres

La situación agravó la relación entre los dos hijos del príncipe Carlos, engrandeciendo la distancia entre ellos y haciendo más pronunciada la comparativa entre Kate Middleton y Meghan. La primera siempre se ha mostrado como la compañera perfecta de Guillermo, acatando las normas de la Casa Real y adaptándose a ellas para pasar lo más desapercibida posible y ganarse el reconocimiento de la abuela de su esposo; la segunda, más transgresora y "rebelde", tanto que ha conseguido "escapar" de la Casa Real y llevarse con ella al príncipe Harry.

Gracias a esta decisión. La pareja, que ahora vive en Los Ángeles, tiene independencia económica y libertad. A pesar de que continúan siendo protagonistas de portadas y otras informaciones sobre sus movimientos, Meghan y Harry son libres de dedicarse a lo que quieran, de trabajar, de firmar acuerdos y de actuar libremente al margen de la reina Isabel.

Harry y Meghan Markle
Gtres

Cabe recordar la carrera profesional de Meghan como actriz antes de hacer oficial su relación con el hijo menor del príncipe Carlos. Ella siempre ha brillado con luz propia y, al parecer, entrar a formar parte de la Corona británica le estaba restando cada vez más luz, una situación que se ha negado a aceptar.

Ella disfruta acudiendo a diferentes actos en los que pueda alzar su voz como mujer poderosa, fuerte y feminista que es, con el objetivo de defender las diferentes causas con las que se identifica. Tras el Megxit, han sido infinitas las propuestas de trabajo, reportajes y colaboraciones que ha recibido, incluso con Michelle Obama. Muchas de ellas comenzarán a ver la luz en breves, pasado el periodo de confinamiento y cuando las aguas de la Corona se hayan calmado tras la salida de la pareja.