Meghan Markle ha regresado con fuerza. La duquesa de Sussex va a culminar unas semanas en las que ha dado un paso adelante evidente con su regreso a la televisión. En concreto, la mujer del príncipe Harry se va a sentar este jueves 18 de noviembre junto a su amiga Ellen DeGeneres en ‘El show de Ellen’. Una entrevista que, aunque se va a emitir esta misma noche, ya se conocen algunos detalles que, sin dudas, han dejado a todos boquiabiertos.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry visitan por sorpresa una base militar

Meghan Markle y el príncipe Harry visitan por sorpresa una base militar

Lejos de la entrevista a Oprah Winfrey, que generó gran controversia en la casa real británica, Meghan Markle ha concedido en esta ocasión una entrevista mucho más divertida en la que ha contado algunas anécdotas hasta ahora desconocidas de su anterior vida. En concreto, la duquesa de Sussex ha desvelado que no es la primera vez que ponía un pie en los platós de Warner Bros, ya que realizó más de una audición en el lugar.

“Al llegar, el vigilante de seguridad me decía muy amable ‘¡Rómpete una pierna! (Expresión que en España sería equivalente a ‘Mucha mierda’) ¡Espero que te lo den!’. Hoy, sin embargo, ha sido muy distinto”, ha afirmado Meghan Markle.

Aunque sin dudas, el momento cumbre ha llegado cuando la duquesa de Sussex ha explicado alguna de las penurias que sufría entonces. Durante muchos años de su vida, Meghan Markle tuvo que conducir un viejo Ford que tenía la cerradura de la puerta del conductor rota, por lo que el coche se quedaba bloqueada y la única forma que tenía de ponerse en su asiento era montándose por el maletero.

Artículo recomendado

Meghan Markle dedica unas bonitas palabras al príncipe Harry y reta a la casa real británica

Meghan Markle dedica unas bonitas palabras al príncipe Harry y reta a la casa real británica

“Aparcaba en la parte trasera del parking y abría el maletero. Luego entraba y lo cerraba detrás de mí y me arrastraba por debajo de todos los asientos”, ha afirmado entre risas, para continuar: “Así es como iba y venía”. Un método del que, sin dudas, ya no tiene que echar mano, ya que cuenta con su propio chofer, pero que demuestra que, antes de casarse con el príncipe Harry, Meghan Markle también tuvo que hacer frente a algunas estrecheces económicas.