El anuncio de la marcha de Leonor a Gales de cara al nuevo curso colocaba de manera indiscutible a la infanta Sofía en primera línea. Muchos decían que sería la joven, de 13 años, quien ocuparía el lugar de su hermana en su ausencia pero los últimos movimientos de Casa Real indican todo lo contrario.

Fue el pasado mes de diciembre la última vez que la infanta Sofía acompañó a sus padresen un acto oficial. Cuatro meses de ausencia en los que las únicas imágenes que hemos tenido de la hija pequeña de los Reyes fue con motivo de la visita a casa de su abuelo Jesús Ortiz el pasado 6 de enero. Desde ese día parece como si a la joven se le hubiese tragado la tierra, un paso atrás que se hacía más evidente con el paso al frente de la princesa de Asturias en su debut en solitario. Las vidas de Leonor y Sofía han ido de la mano hasta ahora pero sus responsabilidades dentro de la familia real se van separando poco a poco.

Artículo relacionado

Parece que lejos de lo que estaba previsto (y siguiendo la estela de sus tías Elena y Cristina), el peso de la agenda de la princesa de Asturias recaerá sobre sus padres en su ausencia y no sobre su hermana como se esperaba. La corta edad de la joven, 13 años, sería el motivo principal de esta decisión tomada de manera consensuada tanto por don Felipe como doña Letizia.

¿Próxima aparición pública?

Las restricciones sanitarias han impedido la celebración de las tradicionales apariciones públicas de las jóvenes, como la misa de Pascua en Palma de Mallorca el domingo de Resurrección, algo que hace aún más llamativa la "desaparición" institucionalmente hablando de Leonor y Sofía. Siguiendo la guía de años anteriores, no será hasta el próximo verano cuando veremos a la infanta Sofía en compañía de sus padres y su hermana mayor, mientras tanto seguirá adelante con su rutina diaria lejos de la vida pública.