Si algo ha diferenciado siempre a la familia real española del resto de familias reales europeas es que la princesa Leonor y la infanta Sofía han aparecido en muy pocas ocasiones. Si algo ha tenido claro siempre doña Letizia es que quiere que sus hijas lleven su vida en privado y en la más estricta intimidad, de ahí que acudan a pocos actos públicos. Esta decisión quedó todavía más patente durante el confinamiento. Mientras los hijos de otros royals aparecían para aplaudir o para transmitir mensajes de ánimo, no fue hasta bien entrada la pandemia cuando las dos hermanas reaparecieron. Pero en las últimas semanas algo ha cambiado y cada vez son más las veces que estamos viendo a la princesa y a la infanta junto a sus padres.

Artículo relacionado

Leonor y Sofía han acudido a funerales de estado, han disfrutado de salidas privadas junto a sus padres y ahora se han unido a la gira que los reyes están haciendo por España tras el confinamiento. Además en cada una de sus apariciones cada vez tienen más protagonismo y todas las miradas están centradas en ellas. Un cambio de actitud por parte de Casa Real que tiene una clara explicación. Las apariciones de las hijas de los reyes han aumentado cuando ha saltado el mayor escándalo sobre su abuelo Juan Carlos I.

Leonor, Sofía, Felipe y Letizia

Cada vez son más las informaciones polémicas que rodean al rey emérito y el hecho de que la princesa de Asturias y su hermana cobren protagonismo es una forma de limpiar la imagen de la familia real y de hacer que la atención se centre en ellas. Desde que llegó al trono Felipe VI tuvo claro que quería desvincularse de las polémicas familiares. Primero de la de Iñaki Urdangarin y ahora de la de su padre. Y el actual monarca encuentra en sus hijas la mejor forma de hacer ver que para él su familia son doña Letizia, Leonor y Sofía y que ellos están más unidos que nunca.