Los duques de Cambridge se encuentran disfrutando de unas relajadas vacaciones en familia en Anmer Hall, la residencia de verano que la reina Isabel II les regaló cuando se casaron.

Será el próximo 9 de agosto cuando les veamos de vuelta con motivo de la celebración del Torneo King´s Cup en la que Kate y Guillermo ejercerán de anfitriones de lujo, una regata con fines benéficos que tendrá lugar en Cowes, en la Isla de Wight (Inglaterra).

Artículo relacionado

La sorpresa ha sido que la organización ha confirmado la participación en alta mar de los duques de Cambridge, eso sí, por separado. El matrimonio se convertirá en rivales.

A los duques les une su pasión por el mar y esta no es la primera vez que les veremos competir en una regata. En 2011, poco después de su enlace, también se vieron las caras en otra competición de veleros en Canadá, mientras que en 2014, durante una visita oficial a Nueva Zelanda, tripularon algunas embarcaciones de la Copa América.

Con esto, tanto Kate como Guillermo vuelven a dejar claro lo importante que es el deporte al aire libre para ellos, una actividad que quieren inculcar en sus tres hijos.