Formar parte de la Familia Real británica no es tan sencillo como parece, o por lo menos no para las futuras reinas, el papel de la mujer dentro de la institución monárquica implica tener cierta condición que sin ella es probable que la nueva integrante no sea aceptada. Así lo revela el autor Tom Quinn en su último libro 'Juventud dorada: una historia íntima de crecer en la familia real', tras la muerte de Isabel II.

Artículo recomendado

El look de Kate Middleton, que vale menos de 60 euros, con el que va al supermercado

Kate Middleton

Kate Middleton (41 años) tuvo que pasar una prueba médica antes de contraer matrimonio con el príncipe Guillermo (40 años), así lo confirma este escritor británico en su libro, que versa sobre la Familia Windsor. Durante el noviazgo de los príncipes de Gales, cuando ya Kate se postulaba para ser la futura esposa del heredero al trono, desde la institución quisieron comprobar si estaba bien de salud e hicieron que la joven se sometiese a una prueba de fertilidad.

Desde hace años se esta prueba a todas las mujeres que van a pertenecer a la Familia Real británica, así lo ha confirmado Tom Quinn : "esto siempre se llevan a cabo para garantizar que una futura reina pueda tener hijos. Si Kate no hubiera sido fértil, no hay duda de que el matrimonio habría fracasado", asegura el escritor. En el caso de la princesa de Gales, la prueba médica salió bien y el tiempo ha demostrado que ha podido ser madre y a día de hoy disfrutar de sus tres hijos, el príncipe George (9 años), la princesa Charlotte (7 años) y el príncipe Louis (4 años).

Diana de Gales
Gtres

Diana de Gales también fue sometida a la prueba de fertilidad

Kate Middleton no ha sido la única royal que ha tenido que pasar por este trago ya que Diana de Gales también formó parte de la lista de mujeres que se han visto sometidas a este tipo de pruebas para poder pertenecer a la Familia Real. Según cuenta Tom Quinn en su libro "Diana se quejó en un breve encuentro conmigo de que, con toda inocencia, había pensado que sus controles prematrimoniales tenían que ver con la salud general, y luego se dio cuenta de que en realidad se había hecho una prueba de fertilidad. 'Era tan inocente que acepté todo en ese momento', dijo", afirma el ex miembro del palacio de Buckingham.

Sin duda, esta prueba médica para comprobar la fertilidad de las mujeres que entran en la institución ha sido criticada por muchas personas porque la consideran un poco anticuada, no obstante, está claro que se mantiene a día de hoy, aunque quizás se mire con esperanza al futuro esperando que se deje de hacer.

En 'Juventud dorada: una historia íntima de crecer en la familia real' se aportan nuevos datos sobre la relación que mantienen los príncipes de Gales, el autor confirma que "no todo es dulzura. Tienen terribles peleas en las que se arrojan cosas. Kate puede parecer una persona muy tranquila, al igual que Guillermo, pero no siempre es cierto. Aún así, ella es una apaciguadora instintiva y él siempre cede". Aunque también afirma que el matrimonio usa apodos cariñosos para referirse el uno al otro "Middleton se refiere a Guillermo como 'bebé', mientras que él la llama duquesa de Doolittle".

Meghan Markle

Meghan Markle 

GTRES

Meghan Markle también tiene espacio en este nuevo libro sobre la Familia Real

Meghan Markle (41 años) aparece en el último libro del escritor Quinn, sobre ella cuenta cómo le costó adaptarse a nuevo papel dentro de la institución monárquica y cómo se sintió desplazada por el resto de miembros de la Familia Real. "Meghan odiaba ser una princesa de segunda categoría, segunda después de Kate, quiero decir. Pensó que viviría en el castillo de Windsor, por ejemplo, y simplemente no podía creerlo cuando a ella y a Harry les dieron Nottingham Cottage en los terrenos del Palacio de Kensington. Estaba deslumbrada por la fama mundial que traería ser princesa, pero estaba impactada por el protocolo de Palacio y por el hecho de que ella no era ni podría ser nunca la primera en el orden jerárquico", relata.

En el libro también se compara a la duquesa de Sussex con Diana de Gales, "Es muy fácil ver por qué Meghan se identifica con Diana. En cierto sentido, su suegra también era una rebelde dentro de la Familia Real. Sus opiniones sobre la Institución coinciden. Son muy similares. Diana odiaba toda esa congestión. La forma en que la prensa atacó a Meghan fue muy parecida a la de Lady y creo que cuando Meghan piensa en ella, ve un espíritu afín", cuenta Quinn.