Kate Middleton cumplió ayer una de sus promesas más especiales. La duquesa de Cambridge hizo realidad ayer el sueño de una niña con el simple gesto de ponerse un vestido de color rosa. Algo muy sencillo para ella que escondía detrás una preciosa historia.

Artículo recomendado

La reina Letizia y su asignatura pendiente con el deporte que Kate Middleton aprueba con nota

La reina Letizia y su asignatura pendiente con el deporte que Kate Middleton aprueba con nota

Uno de los últimos actos públicos de Kate Middleton en Escocia consistió en encontrarse con Mila Sneddon, una niña de cinco años que se convirtió en una de las protagonistas del proyecto de fotografía de la mujer del príncipe Guillermo, Hold Still, en el que se recopilan fotografías realizadas por los ciudadanos durante la primera ola de la pandemia. Entre ellas se encuentra una de la pequeña, que entonces recibía quimioterapia, saludando a su padre desde la ventana de la cocina, ya que se tuvieron que confinar por separado para evitar que se contagiase.

Hace apenas un mes, Kate Middleton habló con la pequeña por videoconferencia y le prometió que, cuando pudieran verse en persona, irían las dos vestida de rosa, el color favorito de Mila. Algo que finalmente ha ocurrido.

Kate Middleton hizo realidad el sueño de la pequeña al invitarla a ella y al resto de su familia al palacio de Holyroodhouse. En el vídeo que los duques de Cambridge han compartido en su cuenta de Instagram se puede ver la emoción de Mila cuando su madre le cuenta que van a ir al palacio ver a la mujer del príncipe Guillermo. Una ocasión para la que la niña se llevó su correspondiente vestido rosa y una tiara.

Artículo recomendado

Kate Middleton se inspira en una de las tendencias favoritas de la reina Letizia

Kate Middleton se inspira en una de las tendencias favoritas de la reina Letizia

“Hola, Mila, ¡mírate! Quiero darte un gran abrazo, es genial poder conocerte en persona”, le dijo Kate nada más conocerse antes de pedirle que diera una vuelta para admirar su vestido. Una ocasión en la que, además, la duquesa de Cambridge no ha faltado a su promesa y se ha vestido con un vestido rosa de la firma ME+EM que supera los 600 euros y que ya se ha agotado en la página web de la marca.