Kate Middleton se ha convertido en la auténtica protagonista de la jornada en Reino Unido. La duquesa de Cambridge ha acompañado por sorpresa al príncipe Guillermo este lunes 25 de abril al acto conmemorativo del día Anzac, fecha en la que las fuerzas armadas australianas y neozelandesas recuerdan a los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial, que se ha celebrado en la abadía de Westminster.

Artículo recomendado

Kate Middleton fotografía a su hijo Louis por su cuarto cumpleaños

Kate Middleton fotografía a su hijo Louis por su cuarto cumpleaños

De blanco radiante, Kate Middleton se ha convertido en el centro de todas las miradas gracias a un vestido tipo abrigo que no es nuevo en su armario, sino que ya lució en una fecha muy especial para ella. Se trata de una pieza de Alexander McQueen, el encargado de realizar su vestido de novia, que llevó durante el bautizo de su hija, la princesa Charlotte, hace ahora siete años, y que volvió a lucir en el tradicional desfile Trooping the Colour de 2016.

Kate Middleton

Kate Middleton, radiante de blanco, recupera el vestido del bautizo de la princesa Charlotte

GTRES

Kate Middleton ha vuelto a apostar por el blanco y por el diseñador de su 'sí, quiero', algo que ya hizo durante su viaje oficial al Caribe, cuando quedan pocas semanas para que se celebre su 11 aniversario de boda con el príncipe Guillermo, el próximo 29 de abril de 2011.

Lo ha combinado con unos zapatos de Gianvito Rossi en color negro y a juego con el clutch de la marca Jenny Packham. La duquesa de Cambridge ha cerrado este aplaudido look con un tocado a modo de diadema ancha y confeccionado en tweet al más puro estilo Jackie Kennedy, ya que tenía un gran lazo negro en la parte trasera.

Artículo recomendado

Kate Middleton y el príncipe Guillermo felicitan a Isabel II con la foto más especial con sus bisnietos

Kate Middleton y el príncipe Guillermo felicitan a Isabel II con la foto más especial con sus bisnietos

En cuanto a las joyas, Kate Middleton ha escogido los pendientes Collington, confeccionados con diamantes y una perla en forma de lágrima que fueron un regalo del príncipe Carlos a Lady Di antes de su boda y que actualmente pertenecen a la duquesa, además del tradicional broche con forma de amapola como homenaje a los caídos en la guerra.