Conciliar la vida personal y familiar no es fácil. Como el resto de los mortales, Kate Middleton ha reconocido que ella también hay ocasiones en los que siente culpa y se considera mala madre de los príncipes George, Charlotte y Louis. Muchas son las ocasiones en las que la duquesa de Sussex tiene que dejar atrás a los más pequeños de la casa para cumplir con sus deberes reales.

Artículo relacionado

A diferencia de lo que sucedía antes en la casa real británica, Kate Middleton y el príncipe Guillermo se encargan de la mayor parte de la crianza de sus hijos y tan solo cuentan con una niñera –española por cierto– para cuidarlos. Por ello, la duquesa de Cambridge está muy unidos a los más pequeños de la casa.

Sin embargo, son numerosas las ocasiones en las que la pareja se ve obligada a dejar a sus hijos en casa para cumplir con todas sus obligaciones reales. En algunas de ellas, además, tienen que volar al extranjero, lo que supone estar más de un día alejados de los príncipes George, Charlotte y Louis.

George Charlotte Kate Middleton príncipe Guillermo

Los duques de Cambridge junto a los príncipes George y Charlotte en su primer día de curso en el 2019

GTRES

En una entrevista muy sincera con Giovanna Fletcher, Kate Middleton ha reconocido que siente culpa cuando tiene que despedirse de sus hijos. Además, ha contado que hay una pregunta que George y Charlotte le hacen de forma inocente pero que a ella le afecta especialmente. “Me siento culpable todo el tiempo. Incluso esta mañana, cuando venía a esta cita, George y Charlotte me han preguntado: ‘Mami, ¿por qué hoy no nos puedes llevar al cole?’”, ha contado la duquesa de Cambridge.

Durante la charla, Kate Middleton también ha admitido que, en ocasiones, se siente culpable por las decisiones de crianza que toma. “Estas siempre cuestionando tus propias decisiones y tus propios juicios y creo que eso comienza desde el momento que tienes un bebé”, ha afirmado. La mujer del príncipe Guillermo también ha asegurado que sigue un consejo de una persona muy sabia: “Cuanta más gente tenga alrededor de sus hijos para que estén seguros, cariñosos y atentos, mejor”.

Artículo relacionado

Unas palabras que para ella fue como quitarse un peso de los hombros. “No es totalmente mi responsabilidad, porque sabes que todos tenemos días buenos, días malos y puedes diluir eso con otros que no están teniendo un día malo”, ha afirmado, antes de reconocer que lo más importante es tener a los niños “lo más contantes y felices que sea posible”.