Se convertían en marido y mujer en 2004 en una boda privada celebrada en Ammán, pero su amor se rompía hace casi un año cuando ella, Haya de Jordania, huía a Londres buscando refugio. Desde entonces, la historia entre ambos ha sido toda una odisea en la que se ha luchado por la custodia de sus dos hijos, Jalila, de 12 años, y Zayed, de 8 años.

Artículo relacionado

Madre e hijos huían a la ciudad británica, donde la cuñada de Rania de Jordania, que decía temer por su vida, inició entonces una batalla judicial para evitar que Mohamed Bin Rashid Al Maktum se quedara con sus niños. A pesar de que el primer ministro y vicepresidente de los Émiratos Árabes ha intentado que los detalles de la sentencia no trascendieran, finalmente la BBC ha publicado los primeros detalles este mismo jueves.

haya de jordania

Tal y como se ha informado, la princesa Haya de Jordania tiene todo a su favor. La Corte británica ha dado la razón a la hermana del rey Abdalá II y algunos detalles de la sentencia han visto la luz, dado que el tribunal de apelación de Londres rechazó la petición del emir de mantener en privado la resolución judicial.

Andrew McFarlane, juez que tiene a su cargo el caso y que ejerce como presidente de la división del Tribunal de Familia en Inglaterra y Gales, ha considerado que el emir ha puesto en marcha durante este tiempo una campaña de miedo e intimidación contra la que era su sexta esposa y madre de sus hijos pequeños, por lo que, tal y como parece, de momento la custodia de los niños quedará en manos de Haya de Jordania.

Princesa Latifa

Además, el emir se ha visto involucrado en otro revés judicial por el que se le acusa de "secuestro forzoso y tortura" de dos de sus trece hijas, nacidas de matrimonios anteriores. Cabe recordar que Sheikah Shamsa huyó de su casa en 2000 y buscó protección en el Reino Unido, pero su estancia allí fue breve, puesto que los agentes de su padre la encontraron y la llevaron de vuelta a los Emiratos Árabes, donde está retenida.

También Sheikah Latifa intentó sin éxito escaparse en 2002, cuando fue encarcelada por su padre al ser pillada. En 2018 volvió a internarlo, pero fue coaccionada en India. Desde entonces la joven permanece en arresto domiciliario. Sin embargo, en su lucha por la libertad, consiguió grabar un video hablando de los abusos sufridos por parte de su padre, que ahora han servido como prueba para el juez en el caso contra Haya de Jordania.