A pocos días del inicio de sus clases escolares, Jacques y Gabriella de Mónaco han acompañado a sus padres a una cita muy especial. Lo hacían en L'Ile Rousse, ubicada en la región de Córcega, donde los pequeños están ultimando el verano junto a sus padres, los príncipes Alberto y Charlene.

Artículo relacionado

"Anoche, sus Altezas Serenísimas el Príncipe y la Princesa de Mónaco estuvieron junto a Laurent Ballesta con motivo de la proyección en primicia de su documental Planète Méditerranée (Planeta Mediterráneo), relatando la expedición científica fuera de lo común liderado por el equipo Gombessa Expeditions, descubriendo los fondos desconocidos del Mediterráneo. La pareja, acompañada de sus hijos, fue recibida en Isla pelirroja por el Sr. Gilles Simeoni, Presidenta del Consejo Ejecutivo de la comunidad de Córcega y Sra. Angèle Bastiani, Alcalde de Isla Roja", se indicaba desde las redes sociales oficiales del Principado.

"Llevada a cabo en julio de 2019, la expedición, verdadera hazaña humana y deportiva, se había beneficiado, entre otras cosas, del apoyo de la Fondation Prince Albert II de Monaco, de Monaco Explorations".

Jacques y Gabriella de Mónaco

Los pequeños han disfrutado esta semana de una jornada de cine muy significativa. De nuevo, Jacques y Gabriella se convertían en protagonistas de una agenda oficial que cada día comparten más con sus padres. En el posado de rigor, la pequeña princesa y su hermano posaban muy divertidos y espontáneos, luciendo como siempre estilismos de lo más modernos para su edad, y con las mascarillas sanitarias puestas.

El documental será emitido en el canal Arte la noche del 19 de septiembre. Un trabajo que narra la expedición científica que, con el apoyo de la Fundación de Alberto de Mónaco y de las exploraciones del Principado, Laurent Ballesta puso en marcha en julio de 2019 al lado de otros tres buceadores con los que viajó desde Marsella hasta Mónaco. El equipo estuvo encerrado durante 28 días en una cabina presurizada de 5 metros cuadrados, superando así un auténtico desafío gracias al cual han podido descubrir tesoros naturales, nuevas especies y saber más datos acerca del comportamiento de otras ya conocidas, a más de 100 metros de profundidad.