Las excentricidades de los miembros de la casa real británica han dado para mucho a lo largo de los años. Muy sonado fue el hecho de que el príncipe Carlos tuviera un lacayo que le plancha los cordones de sus zapatos. Pero no es el único de la familia que tiene sus manías relacionadas con los pies.

La mano derecha de la monarca, Angela Kelly, ha confirmado ahora lo que era un secreto a voces: la reina Isabel II cuenta con una persona que se encarga de ponerse sus zapatos y andar con ellos, para saber si estos son cómodos o no. “Como se ha dicho muchas veces en la prensa, existe un lacayo en palacio que se prueba los zapatos de Su Majestad para asegurarse de que son cómodos. Y sí, ese lacayo soy yo”, ha revelado.

Reina Isabel II

“La reina no tiene tiempo de probarse sus propios zapatos, y como tengo el mismo número de pie que ella, tiene sentido hacerlo así”, ha añadido. Una anécdota que salió a la luz hace dos años, cuando uno de los diseñadores de la reina, Stewart Marvin, reveló que había “un empleado de Buckingham” encargado de pasearse por palacio con los zapatos. Así, la monarca no sufre ningún tipo de incomodidad cuando acude a un acto.

No es la única excentricidad palaciega de la que se encarga Kelly. La ayudante personal de la Reina Isabel II también tiene entre sus funciones impedir que otros trabajadores de Buckingham sepan el color del sombrero que la monarca lucirá en Ascot. Durante las famosas carreras, los británicos apuestan por la tonalidad que lucirá la monarca, por ello, este no se elige hasta el último momento.

Artículo relacionado

“Eso impide que alguien sepa qué sombrero va a ponerse la reina y, gracias a esa información privilegiada, haga trampa y apuesta una gran cantidad de dinero al color correcto. Pasó una vez, y por eso inventamos este sistema”, ha asegurado.