La reina Isabel II está tan al límite que ya no se contiene a la hora de sacar su carácter en público. En uno de los últimos actos a los que ha acudido la soberana británica ha ocurrido algo que se ha convertido en viral. La reina se encontraba recibiendo a algunas personalidades entre las que se encontraban Donald y Melania Trump. Lo hacía junto a su hijo el príncipe Carlos y su mujer Camilla de Cornualles. Los tres estrecharon la mano del presidente de Estados Unidos y de la primera dama, pero la reina quería que alguien más se uniera a ellos.

Artículo relacionado

Unos metros más alejada se encontraba la princesa Ana, la hija de la reina de Inglaterra. En el momento en el que Donald y Melania se acercaron a la soberana y al heredero, Isabel II no dudó en mirar muy seria a su hija y pedirle con la mano que se acercara. ¡Pero su hija no le hizo caso! Se quedó en el lugar en el que estaba, viendo la escena de lejos y encogiendo los hombros. Algo que a Isabel II no le ha sentado nada bien. El instante está grabado en video y la escena ha tenido numerosos comentarios.

Muchos de ellos dirigidos a la actitud de Isabel II. La reina suele mantener la compostura en público y aunque se sabe de su fuerte carácter, es raro que dé muestra de él con gestos como este. Pero esta vez ha sorprendido a todos al hacerlo. Otros de los comentarios tienen como protagonista a la princesa Ana. ¿Por qué la hermana del príncipe Carlos y el príncipe Andrés se negó a acercarse a los Trump? Algunos aseguran que fue porque el protocolo dicta que ese no es su sitio. Pero otros afirman que no tenía ninguna gana de estrecharles la mano, porque sí se pudo ver a la princesa saludando a otros líderes políticos.