Hace un año que el príncipe Harry y Meghan Markle tomaron una decisión sin precedentes. Ocurrió antes que el ‘Megxit. Fue como un anticipo a lo que iba a suceder semanas más tarde con el anuncio de su salida de la familia real británica y en este caso fue Archie el gran protagonista. Hace justo un año que los duques de Sussex decidieron poner rumbo a Estados Unidos para pasar unas semanas de vacaciones que incluían las fiestas navideñas. Por primera vez unos miembros de la familia real británica se tomaban un descanso así de largo, al otro lado del charco, y ausentándose de las celebraciones de Navidad tan importantes para Isabel II. Por aquel entonces Archie tan solo tenía seis meses, y este viaje supuso algo importante que tiene mucho que ver con el hijo de Harry y Meghan.

Artículo relacionado

En aquel momento Archie hizo su primer viaje a Estados Unidos y… ¡Desde entonces no ha regresado a Reino Unido! Aunque el príncipe Harry y Meghan Markle volvieron en enero para comunicar su decisión de dejar la realeza y regresaron en marzo para cumplir con sus últimos compromisos familiares, no se llevaron con ellos a su hijo. El pequeño se quedó al cuidado de Doria Ragland, la madre de Meghan. Así que ahora se cumple justo un año desde que Isabel II y el resto de la familia real británica no ve a Archie. Un año en el que seguro que el bisnieto de la reina de Inglaterra ha cambiado y crecido mucho y en el que la reina, su abuelo Carlos de Inglaterra, su tío el príncipe Guillermo y compañía no han podido disfrutar de él.

Archie, Isabel II, Meghan, Harry

Ya en su día se supo del gran disgusto de Isabel II por tener lejos a Archie. Que el hijo del príncipe Harry y Meghan Markle se fuese a vivir a tantos kilómetros no le hizo ninguna gracia. Al menos tenía el consuelo de que los duques de Sussex viajarían más a Reino Unido, pero finalmente la decepción de la monarca no ha hecho más que aumentar. En marzo los duques de Sussex no viajaron con Archie y la idea de viajar en junio a Londres junto al pequeño para celebrar el cumple de la reina se descartó con la llegada de la pandemia. La última esperanza de la soberana británica era poder pasar unos días con su bisnieto esta Navidad, pero casi con total seguridad tampoco va a poder ser. Las restricciones sanitarias y el hecho de que Meghan Markle haya pedido retrasar el juicio por el que en diciembre tenía que viajar a Reino Unido hasta septiembre del año que viene hacen muy complicado que esta agonía de la reina que dura ya un año se vaya a terminar.