Cuando parecía que los ciudadanos había visto a Isabel II en todas las situaciones posibles, llegó la crisis sanitaria y, con ella, las videollamadas. Desde que comenzó la pandemia, la reina de Inglaterra ha tenido que echar mano de este instrumento para poder continuar con su agenda. Algo que ha vuelto a hacer esta misma semana, tal y como ha quedado claro en el Instagram oficial de la familia real británica

Artículo relacionado

La reina se ha reunido con tres de los galardonados de los premios Commonwealth Points of Light, unos galardones que semanalmente reconocen los logros de diferentes voluntarios que residen en los distintos países de la Commonwealth.

Una videollamada que no estuvo exenta de sorpresas. En concreto, Isabel II vivió a través de internet una actuación en vivo de la orquesta sinfónica de Chipre, de 45 miembros. Todo, para felicitarle por el 73 aniversario de su boda con el duque de Edimburgo.

Una situación de la que la reina Isabel II consiguió salir airosa. La madre del príncipe Carlos no dudó en felicitar a todos los pequeños, a los que les dio las gracias por su actuación. “Ha sido muy bonito”, aseguró.

La monarca, además, sorprendió con un look inspirado en Lady Di. La reina optó por un vestido morado y rojo, una combinación que encantaba a Diana de Gales y que lució en numerosas ocasiones, desde actos informales a noches de gala.

Artículo relacionado

Una videollamada, con sorpresa de los niños incluida, que llega en un momento agridulce para la monarca. Isabel II todavía está digiriendo que esta será una Navidad muy distinta. La reina no va a poder reunir en Sandringham a sus hijos, nietos y biznietos. Es más, ya ha cancelado su asistencia a la iglesia para el tradicional servicio del día de Navidad de Santa María Magdalena, tal y como adelantó The Daily Express. Además, por el momento no se sabe si se desplazará hasta el lugar o se quedará en el castillo de Windsor, en donde se encuentra totalmente aislada junto al duque de Edimburgo.