Si el miércoles veíamos a Leonor vivir su vuelta a clase tras el cierre de colegios el pasado de marzo, hoy ha sido el turno de su hermana pequeña, la infanta Sofía, quien a primera hora de la mañana se le ha sumado y han llegaba juntas al centro de enseñanza Santa María de los Rosales acompañadas por su madre, la reina Letizia.

Artículo relacionado

La llegada al centro ha sido muy parecida al que vivió la Princesa de Asturias: aparcar, y, ellas solas, se han dirigido a la puerta donde eran recibidas por profesores que les han tomado la temperatura. En este momento hemos podido apreciar un detalle muy curioso que colgaba de la mochila de la hija menor de Felipe VI: un llavero de la empresa Madrid Fly, un túnel de viento que propone a sus clientes vivir la sensación de una caída libre en paracaídas sin tener que tirarse de ninguna avioneta, solo entrando en su ventilador gigante.

mochila Sofia

“Madrid Fly es el mayor túnel de viento de Europa y te ofrece la oportunidad de vivir la experiencia de volar sin riesgos, sin la necesidad de saltar de un avión”, aseguran desde la web, “el concepto es simple: Cuatro potentes motores que, usando unas hélices para mover el aire, generan una corriente vertical ascendente que te hará VOLAR. Simplemente con tumbarte sobre esta corriente de aire puedes flotar sobre el viento y vivir la excitante sensación de volar sin riesgos, sin aviones, sin paracaídas o largos cursos”.

A pesar de liberar una buena dosis de adrenalina, se trata de una experiencia totalmente segura y que uno realiza siempre en compañía de un instructor de vuelo. Esta actividad que, quien la ha probado asegura ‘enganchar’, es una las preferidas por la clientela más joven.

Artículo relacionado

Tras realizar la experiencia, en la tienda oficial, uno puede comprar fotos y vídeos de su vuelo, así como 'merchandising' oficial de Madridfly, tal es el caso de llaveros como el que le hemos visto lucir a la infanta. Un detalle que hace pensar que Sofía, tan deportista como toda su familia, habría probado este vuelo sin paracaídas y lo habría disfrutado tantísimo que se habría llevado este recuerdo, que desde este curso ya aparece colgado en su discreta mochila negra.

El deporte de aventura que ha conquistado a la infanta Sofía