Tras pasar unos días en Mallorca junto a su madre y su tía Irene, la infanta Elena permanece refugiada en Segovia. Hasta la finca de su amiga Rita Allendesalazar se desplazaba la hija mayor de los reyes Juan Carlos y Sofía para soportar los complicados momentos por los que pasa su familia tras el anuncio de la marcha de España de su padre.

Artículo relacionado

Tal y como era de esperar, la conocida como el "ojito derecho"de su padre no pasa por su mejor momento, al igual que les está sucediendo a sus dos hijos, Victoria Federica y Froilán, quienes se han querido mantener al margen de comentarios sobre la situación.

Rey Juan Carlos y Elena de Borbón
Gtres

Tal y como ha podido saberse desde Zarzuela, las hermanas del rey Felipe VI han estado yendo a visitar a su padre casi a diario durante las últimas semanas. Ambas están muy unidas a su padre, de quien han recibido su apoyo en los momentos más complicados. Y Ahora son ellas las que han querido "despedirse" en condiciones y aprovechar el máximo tiempo posible junto al rey emérito. La infanta Cristina, que lleva unas semanas en España, ha aprovechado el tiempo entre su padre y su marido, aún en la cárcel.

Pero, sin duda, es Elena a mayor damnificada en todo este asunto. La mayor de los tres hijos de los reyes eméritos ha compartido con su padre infinidad de momentos, tiempo libre y aficiones. Convertidos en pareja lúdica perfecta desde que se se supo que la relación personal con doña Sofía era inexistente y se limitaba a la agenda oficial, en los últimos años ha sido habitual verlos juntos.

Reyes Juan Carlos y Sofía, y Elena de Borbón
Gtres

Desde la Feria de San Isidro, la Copa del Rey de vela en Mallorca o Sanxenxo... disfrutando de diferentes rutas gastronómicas, jornadas cinegéticas en las fincas de los amigos, o acudiendo a los restaurantes madrileños favoritos del rey. Elena y don Juan Carlos han sido inseparables, una relación que se afianzaba cuando la infanta anunciaba su divorcio de Jaime de Marichalar -hace ya diez años-.

Fue tras el confinamiento cuando pudo verse a padre e hija juntos comiendo en la casa de Elena. Ambos habían pasado la cuarentena en soledad, por lo que añoraban verse y poder volver a compartir sus tan preciados momentos. Nada hacía sospechar que semanas más tarde el rey emérito decidiera "abandonar" a su predilecta y poner rumbo a República Dominicana.

Una vez más, la infanta se verá afectada por las malas gestiones de la Familia Real. Cabe recordar que el sonado Caso Nóos le salpicó de lleno ya que, tras eliminar a la infanta Cristina del organigrama de la Familia Real y pasar a ser familia del rey, ella también perdió su agenda representativa, aún estando libre de escándalos y amistades peligrosas.