Como ya ocurriese en el funeral del duque de Edimburgo, los hoy príncipes de Gales han acudido a dar el último adiós a la reina Isabel II acompañados de sus hijos mayores. Los príncipes George y Charlotte, como bisnietos mayores de la monarca, han hecho acto de presencia en la celebración del funeral de Estado. Un gesto que, aunque esperado, no se había confirmado oficialmente hasta poco antes de la celebración. Los pequeños, una vez más, se han convertido en el centro de todas las miradas.

Artículo recomendado

Los reyes Felipe y Letizia, el rey Juan Carlos y la reina Sofía, juntos, protagonizan la imagen más buscada

Los reyes Felipe y Letizia, el rey Juan Carlos y la reina Sofía, juntos, protagonizan la imagen más buscada

George y Charlotte han llegado en coche acompañados por Kate Middleton y por la reina Camilla. Mientras que el rey Carlos y el príncipe Guillermo han acudido a Westminster en un mismo vehículo, la princesa de Gales y la reina consorte han sido las encargadas de llegar junto a los dos pequeños, que han vestido de luto como corresponde en esta ocasión.

George y Charlotte

George y Charlotte a su llegada a Westminster.

Gtres

Además, Charlotte ha lucido tocado por primera vez. Un detalle que ha llamado mucho la atención porque, pese a su corta edad, ha seguido a rajatabla el protocolo para despedir a su bisabuela.

Artículo recomendado

El bonito gesto de la reina Letizia a la Corona británica en su primera aparición en Londres

El bonito gesto de la reina Letizia a la Corona británica en su primera aparición en Londres
Charlotte

Charlotte de Cambridge, con tocado.

Gtres

Pese a su corta edad, los príncipes George y Charlotte están ya más que acostumbrados a los actos oficiales. Hace un año, de hecho, los hijos del príncipe Guillermo y Kate Middleton acudían a dar el último adiós a su bisabuelo, el duque de Edimburgo. Bien es cierto que se trató de una ceremonia mucho más íntima que la que este lunes día 19 ha tenido lugar para la reina Isabel II. El que no ha acudido al evento ha sido el pequeño Louis. A sus cuatro años, los príncipes de Gales prefieren que todavía no forme parte de este tipo de actos tan protocolarios en los que todo está medido al detalle y en los que no se puede dejar nada a la improvisación.