Vanessa Guerra, experta en comunicación no verbal, revela lo que ocurrió en realidad en el vídeo viral de Federico y Mary Donaldson

Vanessa Guerra, experta en lenguaje no verbal, ha analizado la incómoda anécdota de los reyes Federico y Mary de Dinamarca durante la cena de gala en su viaje a Noruega

Gema Amil
Gema Amil

Redactora Jefe digital de Lecturas

Federico y Mary de Dinamarca
Gtres

Federico X de Dinamarca (55 años) y Mary Donaldson (52 años) se encuentran en Oslo, es el primer viaje como monarcas que hacen a este país y cada una de sus apariciones se está comentando en todo el mundo. Tras su paso por Suecia, los reyes daneses aterrizaban en Noruega en un día muy especial para ambos, el de su 20 aniversario de boda, pero a la vez inevitablemente marcado por la polémica que le persigue desde hace meses. Hace solo unos días se cumplían seis meses desde la gran exclusiva de la revista Lecturas, que destapó la cita en Madrid de Federico con la mexicana Genoveva Casanova. 

No obstante, Federico y Mary se han encomendado a una labor mayor. En plena crisis de su relación por todo lo que ocurrido, la reina Margarita abdicaba y les proclamaba reyes. Ahora, con todo más reposado y en otra etapa, los monarcas de Dinamarca se han puesto las pilas en su nuevo papel. Pero verlos juntos no quita que no sigan siendo objeto de todos los comentarios; al revés, sus apariciones están dando mucho más que hablar. Este martes por la noche ambos acudían a una cena de gala ofrecida por los reyes Harald y Sonia de Noruega y los príncipes Haakon y Mette-Marit y protagonizaban una escena que ha llamado mucho la atención. 

Se trata de un vídeo de la cadena NRK que no ha tardado en viralizarse en redes, es un momento de la cena de gala en el que la actitud de los reyes Federico y Mary de Dinamarca llamó la atención bastante. Aparecen tensos, haciendo muecas, en algún momento forzados, una escena que terminaron mirando cada uno en una dirección. Si al hijo de la reina Margarita se le ve con una risa nerviosa, Mary Donaldson aparece bastante rígida y con gesto de incomodidad. ¿Qué les pasaba? ¿Tiene algo que ver la situación del matrimonio en esta escena? Las redes están ardiendo y desde Lecturas.com hemos querido analizarla con una voz experta.

Artículo recomendado

El golpe de efecto de Mary Donaldson en Oslo con tul y una tiara exclusiva para reinas para celebrar su aniversario de boda

Mary Donaldson
Federico y Mary Dinamarca
NRK

Vanessa Guerra, experta en lenguaje no verbal, ha analizado estas imágenes y ha llegado a una conclusión muy clara. "A él le pasa algo, en su pantalón o con su chaqueta, primeramente pensé que estaba mirando el teléfono porque mira abajo y le enseña algo a Mary, se dirige a ella riéndose, pero luego lo que se ve es que él coge una servilleta para ponérsela encima y nadie más lo hace, ella tampoco. Veo que ante la incomodidad responde con esa sonrisa, con la risa, se gira hacia ella para compartirlo y los dos miran hacia abajo, ella le mira y pone una cara como de sorpresa y preocupación por lo que ha visto", ha empezado explicando Vanessa Guerra.

La experta en gestos afirma que la actitud del matrimonio tiene que ver con una situación en concreto que ha pasado en ese momento y que es lo que genera esa incomodidad: "Se puede intuir que igual él se ha manchado, se le ha roto algo… Y le ha generado incomodidad. Ella ciñe el entrecejo, su gesto es como de sorpresa y luego mira hacia la izquierda y hace una mueca con la boca como para disimular. Pasa de morderse los labios a una sonrisa forzada, está incómoda porque el cambio es directo. Él mira hacia la derecha y habla con alguien, igual comparte lo que le ha pasado".

Artículo recomendado

Lara Ferreiro, psicóloga, desvela cómo se encuentra Mary Donaldson y por qué sigue con Federico de Dinamarca

Federico y Mary Donaldson
Federico y Mary de Dinamarca
NRK

Vanessa Guerra asegura que ve en la forma de actuar de Mary Donaldson una gran sensación de control. "Tiene los ojos muy abiertos, se deben a la necesidad de ser muy correctos y formales. Sin más, es una situación que ha surgido y ante la que ambos tienen que guardar la apariencia. Vemos cómo reaccionan de forma diferente ante la incomodidad, él se ríe y naturaliza la situación buscando una solución y ella se muestra tensa y preocupada, y de ahí su rigidez ", firma la experta en su análisis.

Tras el estudio de estas imágenes, Vanessa Guerra destaca la complicidad del matrimonio. Comenta que, aunque no se vean grandes muestras de afecto entre ellos, no hay tampoco evidencias de que se lleven mal. Para la experta es destacable que Federico cuente con su esposa cuando le ocurre algo que le genera incomodidad y que haya comunicación entre los dos. "Ambos siguen desempeñando su labor como monarcas, no se ve que se lleven mal.... No hay gestos de desdén entre ambos, pueden estar mucho más distanciados y su situación puede ser más distante, pero en este caso, tras lo que ocurre, no veo un detonante ni una coyuntura que marque nada. Es una acción puntual que le pasa al rey y hace partícipe a la reina, una situación incómoda y por ello se dan esos síntomas faciales y de tensión en ellos", concluye.

Loading...