Un pozo sin fondo. Un agujero por el que no deja de perderse el dinero. Lejos de darle tranquilidad y espacio para encontrar el equilibrio, la infanta Cristina (57 años) está afrontando los meses previos a la firma de divorcio de Iñaki Urdangarin (55 años) con cierta tensión, pero sobre todo con un desembolso económico significativo. Pilar Eyre vuelve a sumergirnos en los últimos coletazos del matrimonio y detalla con precisión en qué punto está el proceso de divorcio que la cuñada de la reina Letizia inició hace un año. Un doloroso paso adelante precipitado por aquellas impactantes fotos del exduque de Palma con Ainhoa Armentia (44 años), y publicadas por la revista Lecturas. En su blog 'No es por maldad', la periodista despeja una de las mayores incógnitas alrededor de Iñaki Urdangarin: ¿cómo puede permitirse el tren de vida elevado que mantiene?

Artículo recomendado

EXCLUSIVA | La infanta Cristina pagará una pensión a Iñaki Urdangarin por su silencio

cristina

El elevado tren de vida de Urdangarin al que se apunta Ainhoa Armentia

Recientemente, se dejaba ver feliz celebrando San Valentín con su novia en La Pleta, el refugio de la familia real en Baqueira Beret. Vacaciones en Formentera, viajes a Ginebra a ver a sus hijos. Teniendo en cuenta que hace meses que abandonó su puesto en el bufete de abogados de Vitoria y que su intento de entrenar en el F.C. Barcelona ha fracasado, ni aunque viva con su madre, Claire Liebaert, ni dependiendo económicamente de Ainhoa Armentia, no hay calculadora en el mundo que cuadre la vida que disfruta. Y mucho menos puede afrontar hacerse cargo de los gastos de sus cuatro hijos.

Pilar Eyre descubre que está siendo la infanta Cristina quien se encarga de tirar de toda su familia, incluido su todavía marido. Su entorno deja claro de nuevo que en esta decisión de la hermana de Felipe VI la toma por sus hijos. Su principal objetivo es que la separación les afecte lo mínimo y, sobre todo, su felicidad y bienestar, que se ha convertido en lo más importante en estos momentos para ella. Una tranquilidad que pasa por pasarle una manutención y correr con otros cargos.

Artículo recomendado

La reina Sofía y las infantas Elena y Cristina, en Atenas para asistir al funeral por Constantino

Reina Sofía, infanta Elena e infanta Cristina

Manutenciones, vuelos y estancias gratis, todo a cargo de la infanta Cristina

"Por los hijos también le pasa a su marido 6.000 euros", cuenta la autora de 'Cuando éramos ayer', "aparte los viajes a Suiza o Barcelona, que también paga ella". Incluso le permite alojarse en la habitación de invitados de su casa de Ginebra. "Además de hacerse cargo de todos los gastos de los chicos, ninguno de los cuales es independiente", señala también. Como hemos venido informando, Cristina e Iñaki tienen a sus hijos viviendo en diferentes puntos de nuestro país y Europa, pero es la infanta la que se encarga de mantenerles y pagar todas las facturas.

Juan vive en Madrid y es el más desconocido y discreto de los hijos del matrimonio. No se conoce dónde reside, solo que está centrado en su labor en proyectos solidarios. Pablo está establecido en Barcelona y está intentando labrarse una carrera como jugador de balonmano, siguiendo los pasos de su padre. Juega sin remuneración en el F.C. Barcelona y, aunque se mueve en bicicleta y transporte público, reside en una de las zonas más exclusivas de la ciudad. Miguel estudia en Londres Ciencias del Mar, en una universidad donde la matrícula sale por muchos ceros. La escuela de Ginebra donde cursa bachillerato su hermana Irene, la única que aún vive con su madre es tan elitista como cara. Y todo sale del bolsillo de Cristina de Borbón.

La economía de la infanta y el pacto de silencio de Iñaki

La infanta Cristina tiene una economía saneada y más que asegurada, puesto que gana alrededor de 400.000 euros anuales en su trabajo en la Fundación Aga Khan. Asimismo, como no ha renunciado a la herencia de su padre, cuando el momento llegue, tal como también apuntó Eyre en las páginas de Lecturas, tanto ella como su hermana, la infanta Elena, podrían convertirse en dos de las mujeres más poderosas y ricas de nuestro país.

En parte, esta solvencia económica es la que podría darle la ansiada tranquilidad para ella y su familia y con respecto a Iñaki. Según Pilar Eyre, la pareja firmará los papeles de divorcio en abril, por decisión de Cristina. La cuñada de Letizia se ha tomado su tiempo pensando precisamente en su hija Irene, que el 5 de junio cumplirá la mayoría de edad. Por fin podrá quitarse el anillo de casada "que se ha convertido en un símbolo de humillación y sufrimiento". Del acuerdo, la cláusula más importante es la que obligará a Urdangarin a blindarse y guardar silencio. Un punto en el que Cristina de Borbón garantiza que le pagará una pensión a cambio de que él se comprometa a no hacer declaraciones sobre su ruptura ni a contar intimidades suyas ni de su familia en un libro.