Kate Middleton y el príncipe Guillermo están ‘desaparecidos’. Tras su viaje oficial por el Caribe, que los llevó a visitar Belice, Jamaica y las Bahamas, los duques de Cambridge han dado un paso atrás que ha provocado que en la última semana tan solo hayan aparecido en el homenaje al duque de Edimburgo. Desde entonces, su agenda ha estado completamente despejada por una razón de peso: sus hijos, los príncipes George, Charlotte y Louis.

Artículo recomendado

Charlene de Mónaco en el punto de mira: su nuevo paradero lejos del Principado

Charlene de Mónaco en el punto de mira: su nuevo paradero lejos del Principado

Desde que se convirtieron en padres, los duques de Cambridge han planeado “estratégicamente” su carrera con el objetivo de dejar “espacio para la crianza de los hijos”. Kate Middleton y el príncipe Guillermo tienen claro que no quieren ser unos padres ausentes, por lo que han construido su carrera real de manera que puedan pasar el máximo tiempo posible junto a los pequeños de la familia, según ha publicado al diario ‘Evening Standard’.

Kate Middleton Guillermo George, Charlotte y Louis

Kate Middleton y el príncipe Guillermo felicitan la Navidad con una imagen junto a sus hijos George, Charlotte y Louis

Una estrategia que estaría detrás de su sonada desaparición, ya que los duques de Cambridge han dado un paso atrás debido a que sus hijos se encuentran de vacaciones. Según ha publicado ‘Hello!’, los príncipes George, Charlotte y Louis están disfrutando de unos días de descanso y no lo van a hacer solos, sino que sus padres han optado por apartar su agenda oficial para vivir juntos estos días al máximo.

Artículo recomendado

La gran mentira de Rocío Flores en su regreso a Ana Rosa, al descubierto

La gran mentira de Rocío Flores en su regreso a Ana Rosa, al descubierto

De hecho, esta no es una práctica nueva en Kate Middleton y el príncipe Guillermo, sino que se hace evidente cada vez que sus hijos tienen vacaciones. Tanto durante el verano, como en navidad o en otros parones lectivos, los duques de Cambridge ‘desaparecen’ para centrarse en los más pequeños, con los que suelen pasar estos días en su residencia de Anmer Hall, en Norfold, disfrutando de planes en la naturaleza y dando prioridad a lo que realmente importa: los tres pequeños que tienen en común.