La reina Letizia ha comenzado una semana intensa de trabajo. Después de tener que ver cómo sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, se quedaban sin su estreno en solitario, la mujer de Felipe VI va a presidir este martes 8 de junio la inauguración de la exposición Emilia Pardo Bazán. El reto de la modernidad, con el que se conmemora el centenario de la muerte de la laureada escritora española

Artículo recomendado

Rocío Flores cae rendida a las cuñas favoritas de la reina Letizia

Rocío Flores cae rendida a las cuñas favoritas de la reina Letizia

Organizado por la Biblioteca Nacional de España, Acción Cultural Española, la Xunta de Galicia y la Comunidad de Madrid, la exposición “busca trasladar a los espectadoras, de forma visualmente expresiva, una obra y una vida que resultan cruciales para revisar y actualizar la historia literaria e intelectual del último tercio del siglo XIX y primeras décadas del XX”.

Para la ocasión, la reina Letizia ha optado por un vestido que ha dado la bienvenida al verano por la puerta grande. La mujer de Felipe VI se ha decantado por un diseño de corte evasé sin mangas y cuello redondo de Pedro del Hierro en color crema que pertenece a la colección Primavera-Verano 2019 de la firma, una pieza muy estilosa que no pasa nunca de moda.

Letizia
Gtres

Sin embargo, esta vez el vestido se ha quedado un paso por detrás de los complementos. La Reina ha completado su look con el conjunto de stilettos y cartera de estampado pitón con tachuelas de Magrit, un binomio ideal que acapara todas las miradas desde que lo estrenó hace ya varios años.

Artículo recomendado

¡Adiós estrenos! La reina Letizia sustituye a Leonor y cautiva con uno de los vestidos más románticos de su armario

¡Adiós estrenos! La reina Letizia sustituye a Leonor y cautiva con uno de los vestidos más románticos de su armario

La reina Letizia ha reaparecido después de que la princesa Leonor y la infanta Sofía se quedaran sin poder protagonizar su gran debut en solitario. Las jóvenes iban a participar el pasado sábado 5 de junio en el fin de campaña de Un árbol para Europa, en el que iban a plantar seis árboles. No obstante, la amenaza de lluvias torrenciales hicieron inviable el acto, por lo que las hijas de los reyes Felipe y Letizia se tuvieron que quedar en el palacio de la Zarzuela.