Después de estrenar en sus últimas tres apariciones, la reina Letizia ha vuelto a las andadas al rescatar uno de sus vestidos más atemporales de su fondo de armario. Los Reyes han dado por finalizada su semana de trabajo ocupando el lugar de su hija Leonor en la reunión anual con los miembros de los Patronatos de la Fundación Princesa de Asturias.

Artículo recomendado

VÍDEO La reina Letizia presume de imponente bronceado (sin vacaciones a la vista)

VÍDEO La reina Letizia presume de imponente bronceado (sin vacaciones a la vista)

Para este acto, celebrado en el Palacio de la Zarzuela, doña Letizia se ha decantado por un vestido en color azul índigo de largo midi con cuerpo ajustado y favorecedor escote pico con originales detalles en forma de pequeñas flores bordadas en terciopelo firmado por la marca italiana Bottega Veneta. Se trata de un diseño que estrenó en 2018 durante una de sus visitas a Santiago de Compostela y a juzgar por las imágenes el paso del tiempo no pasa por ella ya que le sigue quedando como un guante.

Letizia
Gtres

Letizia completaba su look con unos sencillos stilettos de color negro a juego con su cartera de mano, con detalles dorados, de Carolina Herrera. Tal y como nos tiene acostumbrados, en cuanto a joyería no podía faltar el anillo de Karen Hallam y los pendientes de doble daga de Gold&Roses.

Aunque tras este acto los Reyes han iniciado su fin de semana libre, parece que será diferente. Leonor y Sofía se enfrentarán a su primer acto público sin la compañía de sus padres, un paso al frente que de manera inevitable tendrá a don Felipe y doña Letizia alerta. A sus 15 y 13 años respectivamente, las jóvenes mostrarán su faceta más independiente lejos de la mirada atenta de sus progenitores.