La formalidad con los duques de Sussex, en especial con el príncipe Harry, ha ido yendo y viniendo desde el fallecimiento de la reina Isabel II. Si en un primer momento quedaba claro que el hijo menor del rey Carlos, al no tener funciones efectivas con la Corona, iba a mantenerse en un rango inferior al de su hermano, el ya príncipe de Gales, las cosas han ido cambiando. Por orden expresa del rey, Harry vestía uniforme en la vigilia que los ocho nietos de la reina realizaban en Westminster. Pero, poco después, desaparecía de la recepción oficial que los reyes ofrecen a los asistentes al funeral de Estado por la monarca. El nuevo reinado empieza con una tarea complicada: ¿dónde encantan los duques de Sussex?

Artículo recomendado

Los gestos que delatan el evidente nerviosismo de Meghan Markle cada vez que se enfrenta a los británicos

Los gestos que delatan el evidente nerviosismo de Meghan Markle cada vez que se enfrenta a los británicos

Las primeras veces que vimos al príncipe Harry junto a su familia después de conocer la noticia del fallecimiento de la reina Isabel II nada parecía indicar que su posición iba a ser otra distinta a la que había mantenido en los últimos tiempos. El hijo menor de Diana de Gales abandonaba Reino Unido y con ellos su puesto en la Familia Real británica para empezar una nueva vida junto a Meghan Markle en Estados Unidos. Ahí comenzaban las polémicas -o más bien, se encrudecían-, los enfrentamientos y las declaraciones que poco o nada gustaban en Buckingham. No sería hasta el más triste de los finales cuando todo empezaría a cambiar.

El fallecimiento de la reina Isabel II pillaban a los Sussex en Reino Unido. Harry viajaba inmediatamente a Balmoral mientras Meghan Markle permanecía en Londres. No sin malentendidos de por medio. ¿Había vetado el rey Carlos su presencia? No parece ser así a la vista de los siguientes acontecimientos. Harry y Meghan recuperaban su puesto en la Familia Real... Al menos hasta ahora. De nuevo, los Sussex desaparecían del plan en la recepción oficial para los mandatarios y líderes antes del funeral. Solo funciones efectivas en la Corona, aseguraban de nuevo.

Guillermo y Harry

El príncipe Harry, de uniforme por primera vez en un acto tras la muerte de Isabel II

GTRES

Un destino ligado al príncipe Andrés

Solo el príncipe Harry y el príncipe Andrés han permanecido fuera de los honores en los actos oficiales relacionado con la muerte de la reina Isabel II. En los que han comparecido juntos, eso sí. Cuando ha tocado aparecer por separado, tanto uno como otro han recuperado su uniforme por expreso deseo del rey Carlos. Una pequeña salvedad, parecer ser, para honrar la memoria de la reina. No en vano, siempre fueron dos de sus favoritos.

Como ha ocurrido con los duques de Sussex, tampoco el duque de York estaba previsto que asistiese a la recepción oficial. Una forma de cortar por lo sano la polémica ante tantas Casas reales y tantos líderes políticos. La nueva Familia Real mostrando su mejor cara y dejando claro que el papel central se sitúa en los actuales reyes y los nuevos príncipes de Gales. Pero, ¿qué van a hacer a partir de ahora Meghan y Harry?

Meghan Markle y Kate Middleton

Meghan Markle y el príncipe Harry junto al príncipe Guillermo y Kate Middleton

Gtres

Un futuro incierto

Los últimos movimientos del príncipe Harry y Meghan Markle han vuelto a poner sobre la mesa la posibilidad de que los duques permanezcan en Reino Unido más tiempo del que pensaban. Confirmado, eso sí, solo está hasta que termine el luto oficial decretado por el nuevo rey pero ¿y luego? Por el momento, la duquesa de Sussex ha cancelado aquellos planes que tenía en el horizonte para centrarse en honrar la memoria de la reina.

Una vez dado el paso para presentarse formalmente ante los ciudadanos británicos e incardinados de nuevo en la Familia Real -incluso recuperaron su posición en la misa celebrada en Westminster antes de abrir la capilla ardiente-, el camino se ha allanado para una segunda vida de Harry y Meghan en Londres. El propio rey se refirió a ellos en el primer discurso que pronunció tras la muerte de su madre y antes de su proclamación.

Quieran o no, los duques de Sussex siguen en el centro mediático. Un nuevo reinado comienza tras siete décadas de uniformidad y no debería hacerlo con asuntos pendientes sobre la mesa. ¿Es el regreso de Harry y Meghan una apuesta de cara a la continuidad? ¿Lo aceptarían los británicos como si nada hubiese pasado? Otra cosa no pero emociones quedan todavía muchas por experimentar. Y estas, sin duda, pasarán cerca de los Sussex.