Meghan Markle está de celebración. Este 4 de agosto, la duquesa de Sussex cumple 41 años como uno de los miembros más controvertidos de la familia real británica. Nadie olvida que fue ella quien propició la salida del príncipe Harry de Londres, algo que sí ha conseguido perdonar la reina Isabel II pero ha creado una evidente tensión entre la pareja y los duques de Cambridge.

Artículo recomendado

El cambio en el rostro de Meghan Markle gracias al maquillaje que ha pasado desapercibido

El cambio en el rostro de Meghan Markle gracias al maquillaje que ha pasado desapercibido

Han sido Kate y Guillermo los primeros miembros en hacer pública su felicitación a Meghan a través de su perfil oficial de Instagram. "Deseamos un feliz cumpleaños a la duquesa de Sussex", se podía leer. Un breve mensaje que han acompañado de una imagen de la actriz en su última visita a Reino Unido el pasado mes de junio con motivo de las celebraciones del Jubileo de Platino de la soberana.

Meghan Markle
Instagram @dukeandduchessofcambridge

Artículo recomendado

Meghan Markle sufre un duro varapalo: muere el hijo de nueve años de una gran amiga

Meghan Markle sufre un duro varapalo: muere el hijo de nueve años de una gran amiga

Horas más tarde era el perfil oficial del príncipe Carlos y Camilla Parker quien hacía lo propio. Un mensaje igual de discreto que deja entrever que las relaciones entre ellos no están en su mejor momento.

Disfrutando de su vida en Estados Unidos lejos de la exposición que supone la realeza, Meghan está volcada en el cuidado de sus dos hijos: Archie y Lilibet Diana, de tres y un año respectivamente, quienes se han convertido en su absoluta prioridad. Su futuro profesional es incierto. Sin proyectos en el horizonte, sus últimas apariciones públicas han estado ligadas a su marido, de quien está profundamente enamorada.

Meghan felicitación
Instagram @clarencehouse

No ha trascendido cómo celebrará este día tan señalado pero no sería de extrañar que organizaran una reunión con sus amigos más íntimos en su mansión de Los Angeles, una fiesta privada a la que no faltará su madre, Doria Ragland, su apoyo incondicional.