Han pasado ya 24 años desde que falleció Lady Di. El 31 de agosto de 1997 Diana de Gales perdió la vida en el trágico accidente de tráfico que sufrió en París mientras viajaba en coche junto a Dodi Al-Fayed, su por entonces pareja. Pero el paso del tiempo no se ha traducido en su olvido. Todo lo contrario. La figura de la que fuera mujer de Carlos de Inglaterra sigue muy presente en la memoria de todos, en especial de sus hijos Guillermo y Harry. Son inolvidables las imágenes de los hermanos en el último adiós a su madre, donde se mostraron devastados por la pérdida más dura de sus vidas. Pero en estos años han sabido reconvertir esa pena en tener gestos con los que homenajear su figura y ella sigue jugando hoy en día un papel determinante en su relación.

Artículo relacionado

Si algo ha caracterizado la última etapa del príncipe Guillermo y el príncipe Harry eso ha sido su distanciamiento. La brecha de los hijos de Carlos de Inglaterra y Diana de Gales se hizo grande cuando el pequeño decidió dejar la familia real británica, marcharse a vivir a Estados Unidos y apostarlo todo a Meghan Markle. Pero a pesar de pasar por su peor momento, los hermanos se han unido cada vez que ha habido algo relacionado con su madre. Uno de los instantes más destacados fue cuando coincidieron en el homenaje celebrado el pasado 1 de julio por el que hubiera sido el 60 cumpleaños de Lady Di.

Guillermo y Harry en el homenaje a su madre Diana 03
Gtres

Y si ha habido un homenaje bonito en este último año, ese ha sido el que le han rendido a Diana de Gales el príncipe Harry y Meghan Markle.El matrimonio dio la bienvenida a su segunda hija hace casi tres meses, y decidieron ponerle de nombre Lilibet Diana, en honor tanto de la reina de Inglaterra como de Lady Di.

Quienes no conocieron a Diana de Gales fueron Meghan Markle y Kate Middleton. Pero los príncipes Guillermo y Harry se han encargado de que la conozcan a través de sus testimonios, anécdotas y objetos personales. Algo que se ha traducido en numerosas ocasiones en que ellas tengan un bonito recuerdo hacia su suegra a través de sus estilismos o de gestos solidarios que Diana llevaba a cabo de forma constante.