La vida de Letizia Ortiz Rocasolano cambiaba para siempre el 22 de mayo de 2004. La por entonces presentadora de informativos dejaba atrás su carrera profesional para emprender una nueva etapa al lado del por aquel entonces príncipe de Asturias, Felipe de Borbón.

Este sábado, se cumplen 17 años de un día histórico, un sábado lluvioso del que todavía siguen saliendo a la luz informaciones hasta ahora desconocidas para el gran público. Pilar Eyre ha recordado a través de su perfil de Twitter uno de los peores días en la vida de doña Letizia, horas previas a su boda con don Felipe que seguro prefiere olvidar.

Artículo recomendado

La reina Letizia y los looks de las comuniones que podría recuperar para la confirmación de Leonor

La reina Letizia y los looks de las comuniones que podría recuperar para la confirmación de Leonor

"Letizia se disponía a acostarse en su penúltimo día de soltera (aunque vivía con el príncipe desde hacía cinco meses). Tenía fiebre, había adelgazado y temía que el vestido no le sentase bien, aunque esta era la menor de sus preocupaciones...", ha escrito. Una escena propia de una novela que refleja a la perfección el estado de nervios al que estaba sometida la actual Reina de España de cara no solo a esa ceremonia que daría la vuelta al mundo sino por todo lo que estaba por venir al adentrarse de lleno en la Casa Real.

Boda Letizia y Felipe

Felipe y Letizia el día de su boda el 22 de mayo de 2004

Gtres

En un intercambio de mensajes y opiniones con sus seguidores, la colaboradora de Lecturas ha recordado que según se acercaba el gran día, Letizia adelgazó mucho, de ahí que a pesar de las últimas pruebas el vestido de novia, diseñado por Pertegaz, terminó quedándole algo grande.

Artículo recomendado

La reina Letizia agota en tiempo récord el rompedor mono de Inés Domecq

La reina Letizia agota en tiempo récord el rompedor mono de Inés Domecq

Lo que pasó después ya es conocido por todos. Más de 1.200 invitados entre familiares, amigos, personalidades del mundo de la política, cultura... y lo más selecto de las casas reales del mundo fueron testigos del 'sí, quiero' de don Felipe y doña Letizia en la catedral de La Almudena. Hoy, después de enfrentarse a infinidad de rumores, siguen más unidos que nunca, luchando por la continuidad de una Casa Real muy tocada.