Los Reyes han puesto punto y final este jueves a un histórico viaje de cuatro días por Cuba. Entre paseo y paseo por La Habana vieja, rutas gastronómicas, cenas honoríficas y decenas de eventos, una vez más doña Letizia se ha convertido en la gran protagonista del recorrido.

A pesar de habernos regalado dos diseños novedosos, coloridos e interesantes, a diferencia de en otras ocasiones el despliegue estilístico ha sido de un perfil bajo porque el valor de los seis diseños que ha lucido no sobrepasaría los 4.000 euros.

Artículo relacionado

Letizia

Atención aparte merecen las joyas. Aunque no ha habido ninguna pieza nueva, ha sido durante su estancia en la isla caribeña cuando se ha desvelado (por fin) el motivo por el que la mujer de Felipe VI está tan apegada a su anillo dorado de Karen Hallem. Además, durante la jornada de ayer, la Reina sorprendió con unos pendientes de aro de oro dorado que ya habíamos visto antes, eso sí, en su hija la princesa Leonor. Se trata de los aretes de imitación al bambú que la joven estrenó durante la entrega de los Premios Princesa de Girona.

Muchos dicen que se trata de un bonito gesto que la Reina ha querido tener con su primogénita desde la distancia, mientras que otros señalan que no tiene nada que ver ya que no es la primera vez que Letizia comparte ropa y complementos con alguna de sus dos hijas. Y cada vez más, sobre todo Sofía que parece ha heredado el gusto de su madre por la moda.

A punto de aterrizar en Madrid, tanto don Felipe como doña Letizia tienen todo el fin de semana libre para descansar y pasar tiempo con sus hijas.

Princesa Leonor