La familia real británica vive una de sus crisis más profundas después de que Meghan Markle y el príncipe Harry anunciaran su intención de ser independientes. Para intentar poner fin a esta situación, la reina Isabel II se ha reunido este lunes 13 de enero con su hijo, el príncipe Carlos, y sus dos nietos, William y el duque de Sussex, para intentar zanjar de una vez toda la polémica.

Junto a la crisis institucional, los miembros de la familiar real también van a tener que hacer frente a un problema mucho mayor: el distanciamiento entre la reina Isabel II y el príncipe Harry. Según han asegurado fuentes cercanas al palacio de Buckingham, la situación entre ambas es muy tensa, a pesar de que, durante años, al duque de Sussex se le consideró el nieto favorito de la monarca.

Artículo relacionado

Durante años, Isabel II y el príncipe Harry se mantuvieron muy unidos. La reina siempre le perdonó a su nieto todos sus líos durante la juventud y se convirtió en su segunda madre tras el temprano fallecimiento de Lady Di. Prueba de ello son las pequeñas concesiones que la monarca ha hecho a su nieto, como invitar a Meghan Markle a pasar las fiestas navideñas en Sandringham antes de estar casados.

Isabel II príncipe Harry
GTRES

Nieto y abuela comparten sentido del humor. Además, el hecho de que no sea el heredero hace que la reina siempre se haya permitido más licencias con él que con Guillermo, tal y como dejó claro en la carta de aprobación de su boda con Meghan Markle. Entonces, la Isabel II se refería al duque de Sussex como “mi más querido y apreciado nieto”, algo que ahora parece haber cambiado.

Los últimos acontecimientos habrían hecho quela reina Isabel II estuviera muy decepcionada con su nieto. “Después de todo lo que ha hecho por Harry, (la reina) se siente monumentalmente decepcionada. Todo lo que ella ha hecho es acomodarlo a él y a Meghan desde el principio”, ha afirmado una fuente cercana a Isabel II a ‘Vanity Fair USA’.

Artículo relacionado

Desde el principio, la reina ha intentado que tanto él como Meghan se sintieran lo más a gusto posible dentro de la familia real, por ello, su decepción es aún mayor si cabe. “No ha sido bueno para su relación. Lo que alguna vez fue una relación muy cálida y divertida, entre abuela y nieto, se ha disipado”, han comentado a la mencionada publicación. Y es que el príncipe ha pasado de ser su nieto favorito a convertirse en su mayor problema.