Que a los británicos les gusta hacer apuestas con todo lo relacionado con la familia real británica es un hecho. Cada vez que un bebé de algún miembro de la casa real va a nacer hay apuestas sobre cuál será su sexo o qué nombre elegirán sus padres para él. Cuando hay previsto que se anuncie algún compromiso o algún enlace, son muchos los que pujan por averiguar la fecha de este día tan especial o por qué diseñador vestirá a la novia. Y así, con un sinfín de temas. Entre ellos hay uno que llama poderosamente la atención. Lo acaba de desvelar Angela Kelly, estilista de Isabel II.

Artículo relacionado

Una de las citas más importantes del año para Isabel II es la de las carreras de Ascot. Cada vez que la monarca británica acude a este evento se genera una expectación máxima. Aunque suele ir acompañada de otros miembros de la familia real británica, en este caso ella se convierte en el centro de atención, ya que su presencia allí se ha convertido en una tradición. Tanto que en torno a ella y a su estilismo ocurre algo increíble. Durante las semanas previas a las carreras las casas de apuestas están repletas de pujas, y no solo por adivinar qué caballo ganará la competición. El color del estilismo que lucirá la reina de Inglaterra durante las jornadas que dura el evento es uno de los temas por los que más se apuesta.

Isabel II, protagonista en Ascot

Isabel II es consciente de ello y por eso hace lo imposible por guardar el secreto al máximo. Muy pocos empleados saben de qué color vestirá durante los días del evento. Angela Kelly ha desvelado que tienen un truco para evitar que se conozca el tono elegido para el sombrero y el traje de chaqueta y falda o vestido escogido para cada día y así los trabajadores de Buckingham no puedan desvelar la información o utilizarla en su beneficio. La estilista prepara sombreros de varios colores entre los que Isabel II escogerá uno. Y es de esta forma como despistan a quienes pasen por el vestidor en el que se prepara la ropa de la reina.