Hace unos días Guillermo y Máxima de Holanda se desmarcaban del resto de la Realeza frente al coronavirus mostrándose como dos de los pocos royals que continúan saliendo de Palacio para atender compromisos y reuniones in situ. Tras los primeros días y algunas críticas por parte de los ciudadanos, la mayoría de sus homólogos han limitado sus agendas de puertas adentro, evitando así al máximo cualquier riesgo de contagio trabajando desde sus respectivos despachos.

Artículo relacionado

A pesar de mantener una agenda reducida al mínimo, tanto Máxima como su esposo siguen dejándose ver prácticamente a diario fuera de las puertas del Palacio Huis ten Bosch. Este jueves, la argentina se desplazaba hasta Enschede, una ciudad al este del país, casi en su frontera con Alemania, para realizar una visita a una fábrica de respiradores mecánicos.

Máxima de Holanda
Gtres

Para su salida de Palacio, la reina ha escogido un look de lo más alegre y colorido, muy acorde a su estilo, y aportando una nota de alegría a la complicada situación que atraviesa el mundo entero. Siempre sonriente, Máxima vuelve a dar una lección de entusiasmo y positivismo que sin duda contagia allá donde va.

Acorde con la primavera, la esposa de Guillermo de Holanda lucía una combinación de colores muy llamativa gracias a la prenda principal de su elección: un abrigo multicolor con grandes solapas y largo por la rodilla. La reina lo llevaba sobre los hombres, con las mangas sueltas, dejando ver su estilismo al completo.

Máxima de Holanda
Gtres

Un pantalón tipo palazzo en color amarillo y una blusa en verde botella con cuello mao y apliques en tono marfil dejaban verse bajo la prenda de abrigo de la soberana. A conjunto con la camisa, unos stilettos y un pequeño bolso de mano. El resultado final es una atrevida, alegre y positiva mezcla de colores que prácticamente abarcaban toda la paleta.

Otro accesorio que no habíamos visto hasta ahora es la mascarilla que Máxima ha utilizado durante su visita. Siguiendo las recomendaciones sanitarias, y evitando dar apretones de mano así como las distancias cortas entre trabajadores, la soberana no ha dudado en proteger su nariz y su boca en todo momento, al igual que los trabajadores de la fábrica.

Máxima de Holanda
Gtres

Al igual que los reyes Felipe de España y de Bélgica, así como la Familia Imperial de Japón, el uso de mascarilla comienza a ser más que recomendable, por lo que se espera que Máxima continúe utilizándola en sus salidas al exterior. De lo que sí ha prescindido en esta ocasión es del uso de guantes, por lo que volvió a optar por un saludo oriental con inclinación de cabeza y su perenne sonrisa.